Hoy nos toca divulgar algunos juegos de campamento. Procuraré que sean divertidos y sencillos de jugar. También te anticipo que en la segunda parte del post hacemos un repaso a una pregunta recurrente entre casi todos los padres: ¿que llevar a un campamento?.

Pero antes de empezar con los juegos en si, revisaremos que todo esté correcto para empezar las actividades. Si hablamos de niños, no podemos dejar ningún detalle al azar. Sobre todo en lo que concierne a su seguridad.

La seguridad en los juegos de campamento, lo primero

Lo primero tienes que plantearte donde jugar. Ha de ser un terreno despejado, llano en lo posible, sin piedras donde los chicos puedan tropezar.

Si el juego consiste en carreras y pilla pilla o algo parecido, huye en lo posible de árboles y otros obstáculos. Los chicos, cuando se meten en el juego, van a saco y no queremos accidentes.

Las carreteras o por donde transiten coches, lo más lejos posible también.

Seguro que no necesitas que te diga que huyas de los barrancos o despeñaderos.

Los materiales a usar tampoco pueden ser “peligrosos”.

Yo incluyo también una advertencia a los chicos. RESPETO. No quiero que en el fragor del juego se escuchen insultos o menosprecios.

No todos los niños tienen las mismas habilidades y puede ser que unos se meten con los otros al no lograr los objetivos. Eso hay que cortarlo de raíz.

Teniendo en cuenta estos detalles, podemos empezar a jugar.


Cohesión de grupos mediante el humor: Para monitores, dinamizadores, recreadores, profes….

Mediante este libro dirigido a dinamizadores, recreadores, profesores, etcétera, aprenderás a organizar sesiones para cohesionar grupos mediante el uso del humor y la risa. Puedes hacer sesiones de risoterapia con bastantes dinámicas que también puedes ver en vídeo.
Te presento dinámicas de todo tipo organizadas en cinco sesiones temáticas:
Presentación
Confianza y comunicación
Colaboración
Creatividad
Emoción y evaluación


El director de orquesta, juego de campamento de interior y exterior

Este juego vale para los dos entornos. Yo le uso mucho en esos días lluviosos en los que no se puede salir fuera.

Es muy sencillo. Haces un circulo con los participantes y les explicas que vamos a hacer una orquesta con un director. Uno de los jugadores ha de adivinar quien es ese director.

Tu decides quien va a ser el adivino y le vas a mandar a un sitio donde no vea la elección del director de orquesta. Pero todavía no, primero debe enterarse como se juega.

La orquesta va a seguir el ritmo que imponga su director. Por lo tanto, los miembros tienen que estar atentos a su director. Para cuando este decida cambiar el ritmo.

Pero con disimulo. Si todos estamos mirando fijamente al que vamos a designar como director, este está pillado.

Al adivino le vamos a dar tres intentos para ver si pilla al director de la orquesta.

Puedes hacer algún ejemplo de ritmos y como se pueden hacer, con las manos, con los pies, golpeándose ligeramente la cabeza, etc.

Asegúrate que todos los participantes entienden la mecánica del juego. Anima a preguntar para que nadie se quede sin dudas. Seguro que ya puedes empezar un juego de pruebas.

Puedes mandar al adivino al sitio designado para que no vea la designación del director.

Hay niños muy pícaros, o un poco tramposos, asegúrate de que esto no pase y le puedes mandar con otro monitor.

Si no hay ningún sitio cerca, puedes hacer que el chico se tape los ojos.

La elección del director se hace en silencio, para que el adivino no se entere antes de tiempo.

Si todos los chavales, el resto de la orquesta, conocen a su director, podemos empezar a jugar.

El adivino puede venir en cuanto oiga sonar a la orquesta.

Si en el transcurso de los tres intentos adivina quien es el director, ocupa un sitio en la orquesta y es el antiguo director el que hace de adivino.

Vuelves a designar a un nuevo director de orquesta.

Si el adivino no logra su objetivo, tienes que designar a otro para seguir el juego. Seguro que salen voluntarios.

No es obligatorio que escojas a algún voluntario. Puede que elijas como adivino a uno de esos chicos que hacen poco ruido y no tienen nunca ningún protagonismo.

Espero que te haya quedado clara la mecánica del juego. Por si acaso, puedes echar un vistazo a este vídeo:

Creo que ya estás preparado para pasar a otro juego, a ver que te parece este otro:

La fila más larga. Un juego de campamento, más sencillo todavía

Para este juego necesitas dividir a los chicos en equipos. Van a ocupar un terreno amplio y con los menos obstáculos posibles. Designa un lugar de salida para todos los equipos.

El objetivo del juego es hacer una fila con cada equipo, la fila más larga gana. La condición indispensable es que todos los componentes del equipo se toquen. Pueden organizarse como quieran y colocarse como mejor se apañen. Pueden cogerse de la mano, del pié, como sea. El caso es que se toquen.

La gracia de este juego de campamento está en cambiar las normas una vez empezado

Al menos yo lo veo así. Al principio tienes que explicar que a un toque de tu silbato tienen que prestar atención.

Las normas que puedes cambiar pueden ser que pueda haber una prenda de ropa entre las personas, por ejemplo.

Que las filas deban de ser cremallera, chico chica…

Que puedan estar tumbado o no, etc.

Dada la naturaleza de la formación, va a haber mucho griterío. La verdad es que si no lo hay, algo falla. Son niños.

Puedes haber fijado un tiempo para ver quien gana o terminar cuando veas que ya todos están organizados y no avanzan más las filas.

Ahora un juego tranquilo para aplacar los ánimos

Creo que se llama “Un limón, medio limón”. Yo lo llamo así al menos.

Todos en circulo, pueden estar sentados en sillas, en el suelo o de pie.

Hay que hacer un ritmo, por ejemplo golpeando con las manos en las rodillas. Siempre lo mismo. Tienes que ensayar un poco para que  se queden con ello.

Hay que numerar a los chicos, empezando por ti que eres el número uno, van diciendo números. Así cada chico es un número para el juego.

Tu empiezas:

Un limón y medio limón, siete limones y medio limón.

El niño que es el número siete tiene que decir:

Siete limones y medio limón, doce limones y medio limón.

El niño que hace el número doce tiene que decir:

Doce limones y medio limón, tres limones y medio limón.

Es evidente que son solo ejemplos, pueden decir el número que les venga en gana, siempre que esté. Si dicen cincuenta limones y no hay cincuenta chicos, fallo.

Vamos eliminando jugadores en el juego

¿A quien eliminamos?. A todo el que se equivoque:

  • Si dice un número que no hay.
  • Si se equivoca en la frase que hay que decir.
  • Si no se da por aludido cuando canten su número.
  • Si se calla, trastavilla o ría. Por ejemplo.

A partir de aquí hay dos maneras de jugar:

  1. Eliminando números. Es decir que si se elimina el número cuatro, por ejemplo, ese número ya no vale pero todos seguimos teniendo la misma numeración.
  2. Vamos corriendo números. Es decir que si se elimina el número cuatro, por ejemplo, se corren los números. El cinco pasa a ser cuatro, el seis pasa a ser cinco, etc. Así cada vez hay menos jugadores y menos números.

Y así se juega a este juego. Rápido, fácil y divertido. Y para casi cualquier momento del día. También cuando ya no sepas que hacer con los chavales. Que también pasa ( te aseguro).

Te ofrezco un vídeo para que ves de manera mucho más visual como se hace este juego:

Más juegos de campamento en vídeo y en enlaces:

Y como te prometí en el encabezado, vamos con otro tema:

¿Que llevar a un campamento?

Va llegando el tiempo de los campamentos escolares y de juventud y a muchos padres les surge la duda: ¿Que llevar a un campamento?. Incluso a muchos monitores les puede suponer un problema el tema de que recomendar a los chicos que traigan a la actividad. En este artículo vamos a tratar de hacer una serie de recomendaciones sensatas sin llenar a los niños de trastos inútiles.

Índice de contenidos

Que llevar a un campamento dividido por secciones.

Vamos a darte una serie de consejos sobre que artículos llevar pero dividido por secciones, para que vayas al sitio adecuado sin perder mucho tiempo, empezamos:

Ropa que llevar a un campamento.

Y empezamos con la ropa, siempre se procura hacer los campamentos con la llegada de las temperaturas más altas, por lo que la ropa corta y fresca gana protagonismo en la maleta. Pero de todas maneras hay que echar al niño algo de abrigo. Nunca se sabe. Y además si el campamento va a tener salidas por la naturaleza, que debería ser obligatorio según mi concepto, los pantalones largos siempre están mejor. Para evitar rozaduras y picaduras.

  • Pantalones largos (dos pares) y cortos (tres pares) son fundamentales en cualquier campamento. Luego hay que pensar en la duración del campamento o si van a tener opciones de lavar la ropa.
  • Generalmente los organizadores aconsejan llevar un mínimo de 6 camisetas de manga corta de algodón.
  • Dos sudaderas, una de ellas de forro polar, para hacer frente al fresco de la noche y de la mañana.  Por que si el campamento está en el monte, las temperaturas diurnas y nocturnas varían bastante. Aun en pleno verano. Por ir preparado no pasa nada.
  • Con dos juegos de ropa de baño, una toalla y unas chanclas para la piscina estarán preparados para darse buenos chapuzones. Y unos consejos de tu parte claro. Al estilo “recuerda poner a secar el bañador y la toalla”. Que no pasa nada por ser un poco pesado.
  • En cuanto a calzado, necesitarán un par de zapatillas de deporte, otras más cómodas para ir por el campamento y, según el tipo de campamento, unas botas de montaña.
  • Un cambio de ropa interior diario y  pijama corto o largo según el lugar y la época del campamento. Y además tu conoces a tu hijo y sabes si puede pasar frio de noche.

Material para el campamento de tu hijo.

imagen que llevar a un campamento
  • Es posible que os pidan llevar saco de dormir y esterilla; en algunos casos, los proporciona la organización.
  • Un chubasquero. Aunque estemos en pleno verano un chaparrón de refresco nos puede amargar las vacaciones con un molesto resfriado.
  • Una linterna, ahora se han puesto de moda las frontales para la cabeza. La verdad es que son muy útiles para las actividades nocturnas. Y pilas de repuesto, los chavales se pueden dejar la linterna encendida toda la noche tan tranquilos.
  • Una cantimplora. Totalmente básica para cualquier buen explorador.
  • La gorra es también fundamental. Lo mejor es llevar dos, no sabes a la velocidad que pierden la gorra los chavales.

El neceser del campamento.

  • Pues con una toalla grande para la ducha estaríamos servidos ya. Pero también puedes echar otra más pequeña para cara y manos. Eso ya es valorable según llevemos de llena la maleta.
  • Ya llevamos las chanclas de la piscina, valora si necesita otras.
  • Para el aseo diario: un cepillo y crema de dientes, peine, gel, champú. Pues como si estuviera en casa. El champú puede ser antipiojos, recuerda que tu chaval va a estar en contacto con muchos otros niños.
  • Muy importante el cacao para los labios, la crema hidratante y el protector solar para evitar quemaduras.
  • Repelente para insectos también puede estar bien.

Otros temas fundamentales.

  • Fotocopia de la tarjeta de la seguridad social y cualquier otro documento que necesite tu hijo o requerido por la organización.
  • Si toma medicación, información sobre qué toma y las dosis.
  • Dar los prospectos a los monitores y toda la información detallada es fundamental para evitar sustos.
  • Una mochila más pequeña para las salidas y una riñonera pueden ser muy útiles, además de bolsas de tela para guardar la ropa sucia.
  • Si el campamento está bien organizado hay poco tiempo libre, pero siempre hay algo para que los chavales puedan socializar de forma libre, pues un juego de cartas, por ejemplo, puede estar bien.

¿Y el teléfono móvil?.

Se que quieres estar en contacto permanente con tu hijo, estar al tanto de todas las novedades e, incluso, poder llamarle a cualquier hora. Recuerda que esta experiencia puede ser la primera en la que el chico esté tanto tiempo fuera del hogar y su familia. Pero un uso abusivo de esta comunicación tampoco es buena para el niño.

  • Por que necesita vivir esta experiencia por si mismo.
  • Por que pueden entrarle unas ganas terribles de volver a casa.
  • Por que puede interferir en la correcta organización y desarrollo del campamento.

Infórmate sobre las reglas de uso del móvil en el campamento e informa a tu hijo de dichas normas. Y no te preocupes por que seguro que si pasa algo reseñable, los monitores te van a informar convenientemente.

¿Y el dinero?.

Si no hay salidas programadas y no hay posibilidades de comprar nada en el campamento no es necesario que le des nada a tu hijo. La organización tiene el deber de informarte de esas cosas.

Y de momento nada más, espero que este artículo te haya entretenido e ilustrado un poco. Que hayas recordado buenas dinámicas para tus próximas actividades. No pretendo mucho más. Muchas gracias por haber llegado hasta aquí y sigue leyendo este blog sobre dinámicas de grupo, actividades al aire libre, risoterapia, team building y viajes chulos.

1 comentario en «3 Juegos de campamento sencillos y divertidos»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *