Educar en valores mediante dinámicas y juegos

Comparte y difunde

A la vista de la deriva que va tomando una parte de la población mundial, educar en valores se hace más imprescindible que nunca. Y al mismo tiempo es cada vez más difícil por los constantes estímulos negativos que recibimos por todas partes.

Si nos fijamos en los niños, los adultos del mañana y donde deben dirigirse más esfuerzos, están constantemente bombardeados con un sistema de valores que se impone por la ley de los hechos consumados. Hablando como norma general, aunque ya sabemos que generalizar siempre acarrea injusticias, juegan a videojuegos, ven vídeos en YouTube o la tele convencional, juegan con otros niños, hablan con más personas…

Todas estas acciones constituyen también la educación del menor, y a edades tempranas son una parte importante además. Y no queremos decir que todos los estímulos que recibe son malos, ni contrarios a los que en la escuela o la familia quieran enseñarlos, pero desde luego no todos son adecuados para un niño.

Juegos y dinámicas con valores

Ayudando a docentes, dinamizadores y padres a educar a los niños en valores positivos mediante el juego 

Descarga dinámicas con valores en Pdf

Hoy los niños son educados desde muchos frentes: la familia, la escuela, sus compañeros de juegos y estudios, los medios de comunicación cada vez más numerosos y menos controlados, los juegos y los videojuegos. Muchos de ellos llevan un educador informal en sus bolsillos, aún sin tener edad para ello (si, el teléfono móvil). Y desde luego, no todos los mensajes, no todos los estímulos, no toda la educación que reciben es positiva, tampoco la educación en valores. No pretendo dar una imagen catastrofista, aunque sí preocupante, es algo de lo que hay que ocuparse…Y lo que más me motiva para presentar este trabajo, es aportar mi granito de arena en la educación en valores positivos para nuestros niños. Y en el apartado en el que estoy especializado: juegos y dinámicas, divertidas y didácticas. Esta recopilación está especialmente recomendada para los educadores en sus diversas formas: monitores, y dinamizadores dentro de la educación no formal, profesores… e incluso padres.

¿Qué es educar en valores?

El concepto de la educación en valores es muy amplio, pero en términos generales se refiere al conjunto de estrategias y de dinámicas de relaciones que tienen como objetivo formar en civismo y en modelos de convivencia basados en el respeto, la empatía y la igualdad.

Eso significa que va mucho más allá de la enseñanza de materias relacionadas con el funcionamiento de la naturaleza y de las sociedades. Si estas primeras materias nos hablan sobre el «qué» y sobre el «cómo», la educación en valores nos habla sobre el «para qué».

Como la educación en valores está relacionada con la escala ética y los valores que sirven para ordenar las prioridades, también influye sobre el modo en el que las personas se fijan objetivos que alcanzar mediante los conocimientos que aprenden en el resto de materias.

Hoy día los niños beben educación desde muchos ángulos:

  • La familia
  • La escuela
  • Los amigos
  • Los juegos
  • Los medios de comunicación (Internet incluido claro)

Y como verás de la lista resultantes, hay sitios que escapan bastante a nuestro control, al menos a priori. Fíjate en los peligros que rodean a los nuevos medios audiovisuales, a los videojuegos…

Algún ejemplo de juegos con valores poco recomendables

Y claro que no todos los videojuegos son perjudiciales para la educación de los niños, los hay instructivos y educativos. Y los hay adecuados para las edades de cada niño… y los hay totalmente inadecuados y muy poco edificantes. Es cierto que la narrativa del juego es eso: narrativa, ficción que no hay que demonizar como no se demoniza el cine, la literatura o los cómics, simplemente que hay narrativas que un niño de 8 años (por ejemplo) no entiende y no hay que mostrársela, al menos con el contexto y acompañamiento adecuados.

Vamos a ver algún juego que no debe acompañar el crecimiento de ningún niño:

Mortal Kombat

Viene a significar combate mortal, y eso debería ser suficiente para mantenerlo alejado de los más pequeños de la casa. Aunque esta saga de videojuegos de peleas en 2D haya alcanzado su versión más violenta, sangrienta y visceral con su décima entrega numerada, Mortal Kombat X. Sin embargo, no hay un título en concreto de esta serie que incluir en este listado, ya que cualquier juego que lleve la palabra “Mortal Kombat” en el título representará con gran nivel de detalle (con gráficos mejores o peores) las muertes más brutales y viscerales que puedas imaginar.

GTA 5; todo lo contrario a la educación en valores positivos

Representa a la perfección el fenómeno de “el juego del que todos los niños hablan” ya que ha sido un éxito súper ventas, goza de una increíble popularidad entre los más jóvenes (y no tanto…) y tiene un gran prestigio. No obstante, todas estas cualidades no lo excusan para que sea apto para tus hijos, ya que en GTA se representa de manera muy fidedigna todo el mundo de las drogas, delincuencia, mafias, sexo y corrupción, además de permitir al jugador hacer absolutamente todo lo que se le ocurra. ¿Recuerdas ese juego que salió en las noticias porque los jugadores podían matar civiles, atropellarlos, robar coches y matar a prostitutas para robar su dinero? Pues es este. Además el juego hace gala de una serie de “trucos” con los que poder hacer más si cabe, todas las locuras que se te ocurran, desatar el caos y poner el mundo patas arriba.

God of War

Es una saga de videojuegos que sumerge al jugador en un mundo de mitología clásica donde todos los héroes, dioses e historias de la mitología griega hacen acto de presencia. Aunque esta premisa puede resultar interesante y a día de hoy se trata de uno de los mejores videojuegos de SONY, no te dejes engañar, con God of War tus hijos no aprenderán cultura clásica, sino más bien a cómo matar de las formas más brutales posibles a todos los protagonistas de estas historias.

Otras actividades online poco recomendables para nuestros niños si de educar en valores hablamos

Jugar a videojuegos poco edificantes no es la única actividad que pueden hacer tus niños a través de una pantalla. La gran penetración de los dispositivos móviles y el mundo online en general, junto con la gran permisividad de muchas normas familiares, hacen que los peligros se multipliquen.

Nuestros niños pueden ver:

  • Violencia hacia la mujer
  • Lenguajes y conductas poco edificantes
  • Retos estúpidos y peligrosos
  • Vídeos violentos
  • Contenidos racistas

Y volvemos a lo de antes; no todo es malo en la red, pero si hay muchos peligros. Por eso no hay que dejar solo a un niño frente a una pantalla, la supervisión paterna es fundamental, y no se trata de eliminar todo contacto con la tecnología.

Un niño podría tener su primer móvil entre los 11 y los 13 años, según su grado de madurez y otros circunstancias. Pero una cosa es estar localizable, poder comunicar con familia y amigos, y otra muy distinta acceder a todos los contenidos que la red ofrece y sin supervisión paterna.

¿Hay Youtubers educativos?

Proliferan y son ya multitud los contenidos educativos para niños, son los llamados edutubers y son 100% recomendables por que aúnan educación y diversión en el lenguaje que los chicos controlan, los contenidos audiovisuales. A los encontrados solo les encuentro una pega, no he visto ninguno especializado en educar en valores.

Un buen ejemplo de youtuber educativo

Pero, ¿con que valores queremos educar a los niños?

Está claro que en cada casa priman más unos valores que otros, y que esto supone controversia muchas veces, pero creemos que hay unos valores universales que nuestros niños deberían tener a mano para crecer con normalidad y hacer de este mundo un lugar mejor:

Esfuerzo  y constancia

Estos valores están relacionados con la capacidad de demorar el refuerzo y marcarse metas u objetivos a largo plazo. Favorece la consecución de dichas metas y la realización personal.

Para inculcarlo en los niños es importante:

  • Dar un modelo de dicho valor,
  • Instaurar normas claras que favorezcan su cumplimiento,
  • Promover responsabilidades y compromisos,
  • Reforzar el esfuerzo, la perseverancia y no únicamente el resultado final (enseñar a posponer el refuerzo).
  • Motivar a continuar. Desarrollar auto-motivación y autocontrol.
  • Reforzar la auto-superación.
  • Favorecer el desarrollo de niños activos y con inquietudes.
  • Favorecer el desarrollo de la creatividad en la resolución de problemas.
  • Aplicar de consecuencias adecuadas contingentes a la conducta.

Responsabilidad

Está asociada a la libertad. Somos responsables de una decisión si somos libres para haber tomado esa decisión. La responsabilidad no implica obligación. El compromiso no se asume por la fuerza.

Como fomentar este valor.

  • Evitar culpabilizar o responsabilizar injustamente.
  • Enseñarles a asumir las consecuencias de sus actos. Aplicar contingentemente las consecuencias a la conducta.
  • Enseñar la coherencia entre el decir y el hacer
  • Delegar en ellos aquello que puedan realizar solos o con algo de ayuda.
  • Diferenciar responsabilidad de culpabilidad.

Autocuidado

Significa aprender a dar valor a uno mismo.

Algunas pautas son:

  • Evitar la transmisión de valores engañosos del tipo: “salud=delgadez”, “autocontrol=no expresar las emociones”.
  • Potenciar la autoestima.
  • Ser modelo de autocuidado.
  • Construir hábitos equilibrados y flexibles de alimentación, deporte, higiene, revisiones médicas, cuidado psicológico…
  • Enseñar a posponer el refuerzo y el valor de la constancia.
  • Enseñar a discriminar situaciones graves de las que no lo son.

Cooperación y diálogo

Significa tener un objetivo común y buscar soluciones compartidas para que todos puedan conseguirlo.

Algunas pautas para lograrlo:

  • Dar modelo de cooperación en el entorno familiar.
  • Potenciar juegos cooperativos en lugar de reforzar sólo el ganar.
  • Potenciar que los niños aprendan en grupo.
  • Enseñar a empatizar.
  • Enseñar a negociar.
  • Enseñar a disfrutar con las conductas de ayuda y cooperación.
  • Argumentar las razones de las cosas con los hijos desde pequeños.
  • Dar modelo adecuado de escucha activa, de empatía y de intercambio de opiniones.
  • Favorecer que los niños resuelvan los conflictos interpersonales con las palabras mediando lo justo en los conflictos.

Amistad y relaciones afectivas

Significa saber buscar, elegir adecuadamente y mantener relaciones duraderas y satisfactorias y disfrutar de las relaciones personales profundas.

Cómo podemos enseñarlo a los niños:

  • Favorecer el contacto y la relación social. Dar modelo de ello.
  • Enseñar a conversar.
  • Enseñar a compartir.
  • Enseñar a confiar.
  • Enseñar a defender los derechos personales.
  • Enseñar a saber elegir.
  • Enseñar a perdonar…

Creatividad

Aporta una mayor flexibilidad ante los problemas y es un estímulo para la actividad, un antídoto contra el aburrimiento, aporta novedades y hace la vida más interesante.

Podemos:

  • Favorecer la exploración y aportar un entorno rico en estimulación. Dejar al niño experimentar. Saber delegar.
  • Implantar límites flexibles.
  • Reforzar los intereses y aptitudes del niño y el interés por el conocimiento.
  • Incentivar la búsqueda de alternativas en la resolución de los problemas.

Conocimiento

Significa desear aprender, valorar la sabiduría y el conocimiento, tener curiosidad por el mundo que nos rodea y por las cosas que ocurren en él.

Lo podemos fomentar a través de:

  • Estimular las inquietudes, deseos, intereses personales; favorecer y reforzar la exploración.
  • Reforzar la conducta de atención y concentración y estimular un pensamiento reflexivo.
  • Fomentar el interés por la lectura.
  • Fomentar un hábito de trabajo.
  • Aportar estímulos novedosos, interesantes, variados, adaptados a las características del niño.

El juego como derecho y elemento educativo en valores positivos

El juego es fundamental para el desarrollo infantil. Es una herramienta idónea para el conocimiento y la educación en valores. De esta manera, tanto UNICEF como la Comisión de Derechos Humanos de la Unión Europea lo ha reconocido como un derecho.

“Se reconoce el derecho del niño y la niña al descanso y al esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad y a participar libremente en la vida cultural y en las artes. Se respetarán y promoverán el derecho del niño y la niña a participar
plenamente en la vida cultural y artística y propiciarán oportunidades apropiadas, en condiciones de igualdad de participar en la vida cultural, artística, recreativa y de esparcimiento”.

Artículo 31 de la Convención sobre los Derechos del Niño

Es muy necesario para toda persona tener infancia y juego, un juego que además del elemento lúdico, prepara para el futuro. La parte de simulación de cualquier juego, es muchas veces ensayo y error para la vida que más adelante nos espera.

Juegos, actividades y dinámicas de valores para niños de primaria

En este blog somos grandes defensores del juego libre de los niños, pero también del juego dirigido, de aquel que hacemos organizadamente y con una intención formativa y de educación en valores. Así que vamos a proponer una serie de juegos, dinámicas y actividades para potenciar la educación en valores en nuestros niños.

Volar al peluche, juego que enseña los valores de la cooperación y el trabajo en equipo

Para jugar a este juego, solo es necesario una manta (o ese paracaídas que no debe faltar en ningún baúl de recursos del buen dinamizador) y un muñeco de peluche. Los niños extenderán la manta en el suelo y colocarán al peluche sobre ella en el centro. Todos juntos tendrán que cantar una canción mientras sostienen la manta por los bordes y, al finalizar la canción, tiran de ella de forma sincronizada para que el peluche vuele por el aire. Lo importante es que vuele lo más alto posible y que vuelva a caer dentro de la manta, de lo contrario habrán perdido el juego.

Yo puedo

Todos los jugadores se colocan en círculo, excepto uno que se coloca en el medio. Este niño o niña que inicia el
juego, debe mencionar una acción como correr, saltar, bailar… el resto de niños y niñas, si pueden realizar esa acción mencionada, tendrán que gritar: ¡yo soy una niña y puedo…! o ¡yo soy un niño y puedo…! El niño o niña que está en el centro del círculo observará cómo lo hacen y elegirá a otro niño o niña para ocupar su lugar. Si algún
jugador o jugadora cree que no puede realizar la acción mencionada, el resto le preguntará por qué cree que no puede hacerlo y le ayudará o le enseñará. De esta forma, este juego inculca en los niños y niñas la idea de que el género no es una limitación para realizar todas las acciones propuestas y que todos son iguales en ese sentido.

Intercambio de disfraces

Este juego sirve para que los niños y niñas puedan reconocerse y transformarse, tomando conciencia del propio
yo y de los elementos que pueden favorecer la desigualdad, como la ropa de niño o niña. Para jugar necesitaremos pinturas, complementos y ropas llamativas. En primer lugar, los jugadores y jugadoras tendrán que observarse en el espejo y describirse a sí mismos, comparándose con los demás. Posteriormente se disfrazan, eligiendo los complementos que más les gusten, y cuando hayan terminado, tendrán que intercambiar los disfraces con sus compañeros y compañeras. En este momento probablemente aparezcan resistencias, porque algunas ropas son claramente “de niño” o “de niña”. Este será el momento para la reflexión, para conversar sobre la ropa y cómo nos
vestimos cada día, procurando una apariencia externa separada del yo interno y puede llegar a ser causa de discriminación.

Cuentos de valores con actividades

La narrativa es algo muy importante en el ser humano, mira si no el éxito de las plataformas de streaming como Netflix o Hbo. Triunfan por que nos encantan las historias. A continuación te comparto unos cuentos para enseñar valores a los niños.

Cuento sobre el valor de la amistad

«Érase una vez dos niños que iban caminando por el bosque. Estos niños eran amigos desde hacía mucho tiempo. De pronto, un oso grande y fiero salió a su encuentro, imponente con sus afiiladas garras y dando unos fuertes rugidos. «¡Oh, qué espanto ante aquel animal tan feroz!» El miedo era tal que uno de los niños echó a correr, y sin mirar hacia atrás ni preocuparse por nada, trepó a un árbol y se ocultó entre las ramas, para que el oso no pudiera verlo y luego poder escapar. El otro niño, despavorido, se quedó paralizado por el temor, y viendo que no tenía escapatoria del imponente animal, y que su amigo se hallaba a salvo, se quedó en medio del camino, se echó al suelo y se fingió muerto.

El oso, sorprendido, se le acercó y se puso a olerlo, pasando su nariz por todo su rostro, las orejas, el cuello, el pecho, las piernas, tratando de observar si había alguna reacción. El niño retuvo la respiración, pues sabía que si hacía algún fuerte movimiento el oso podría darse cuenta de que él pretendía engañarlo. De nuevo el oso volvió a olerle cara, le lamió las mejillas, le escudriñó las orejas, emitiendo gruñidos bajos pero tranquilos.

Tras un largo rato olfateando, el oso creyó que el niño estaba muerto y que, por lo tanto, no suponía ningún peligro para él, por lo que se alejó. Cuando el fiero animal ser marchó, el niño que estaba en el árbol bajó rápidamente y le preguntó entre risas a su amigo:

-¿Qué te ha dicho el oso al oído?

-Me ha dicho que los que abandonan a sus compañeros en los instantes de peligro no son verdaderos amigos.»

Una vez leído el cuento, pregunta a los chicos qué les ha parecido la historia, cómo habrían reaccionado ellos, quién es mejor amigo en esta historia… Intenta encauzar tu relato de tal forma que critiques la actitud del pequeño cobarde que huye sin preocuparse por su compañero. Puedes terminar esta actividad dibujando una postal para su amigo, en la que coloreará un bonito dibujo y después añadirá una cariñosa dedicatoria. Descarga los modelos de postales aquí.

La tolerancia es un valor fundamental para vivir en paz y rodeado de amigos. Este cuento ayudará a tu hijo a entender su importancia.

El gato y el perro que nos hablan sobre la tolerancia

 «Estaban dos niños conversando y uno le contaba al otro:
 – Mi abuelita siempre me cuenta muchos cuentos, historias de cosas que a ella le han sucedido, y otras que no le han sucedido, porque mi abuela sabe muchas cosas, ella dice que, ¡es que ha vivido tanto! Un día me llamó para contarme algo. Me dijo que hay personas que respetan la manera de pensar, de hacer las cosas y las decisiones de los demás, aunque no estén de acuerdo o no piensen igual, a esas personas se les llama tolerantes, sí, tolerantes, así dice mi abuelita que se llaman a esas personas, pues como en la vida tendremos muchos conflictos, y quizás pocos amigos, tenemos que aprender a aceptar como son y piensan los demás.” –
 -“¿Sí? Oye, que complicado es eso. A ver, explícame.”-
 -“Bueno, pues dice mi abuela que si no fuéramos tolerantes seríamos como el perro y el gato, que siempre están peleando. Y entonces ella me recitó, sí porque mi abuelita también me recita poesías muy bonitas, me recitó esta:
Entre un perro y una gata
sin gran asombro escuché
una enorme zaragata
por un sabroso panqué
 -“¿Abuelita, por qué los gatos y los perros siempre quieren pelearse?”- le pregunté
 -”Porque son intolerantes uno con el otro”- me contestó.
 -”¿Qué quiere decir eso?” – volví a preguntarle
 -“Que no se aceptan que uno haga lo que cada cual quiera”-, me contestó -“ya te expliqué, la tolerancia es una cualidad personal que significa que unos respeten las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias”-
 -“Y los gatos y los perros son intolerantes uno con el otro, ¿no es así?”- le pregunté yo
Y mi abuelita me aconsejó: -”Así mismo. Tú nunca seas intolerante con tus compañeros, porque entonces no tendrás amigos, y serás como el perro y el gato que nunca pueden ser compañeros.”

Explica a los chicos que tolerar es respetar el criterio de los demás, aunque no estemos de acuerdo. Por ejemplo en el cole, si la mayoría decide jugar a un juego que a ti no te gusta, debes ser tolerante y aceptarlo. Eso mismo pasa en la familia, si hay un intolerante se producirán discusiones desagradables para decidir el lugar del paseo, de las vacaciones, etc.
Además, le explicaremos a los niños que las abuelitas, casi siempre, son personas tolerantes, porque ellas han vivido mucho y conocen cómo hay que actuar para llevarse bien con los amigos.
Terminaremos la actividad coloreando un dibujo para la abuela y dedicándole unas palabras. Pincha aquí para obtener la lámina.

El caballito enano sobre la confianza en uno mismo

«Hace mucho tiempo, en un rincón de una finca, nació un caballito negro como el azabache y tan pequeño que parecía un caballito de juguete. Los pájaros que vivían por allí cerca enseguida se alborotaron con la noticia. Todos vinieron volando para contemplarlo de cerca.
– ¡Pero qué cosa más mona! ¡Es preciosa esa criatura! trinó un pajarito..
– Mi niño se llamará Pirulí dijo su mamá.
La infancia del caballito fue muy feliz. Pasaba el tiempo trotando con sus compañeros y aprendiendo a hablar con una cotorra medio atolondrada, que le repetía de la mañana a la noche: «Mamá, papá, mamá, papá……»
Bebiendo en el arroyuelo, mirando salir el sol, galopando a su gusto, por el prado cubierto de clavellinas, era muy feliz el caballito.
Pasaron tres años. Todos los demás potricos habían crecido y eran caballos grandes; pero Pirulí no; él seguía del mismo tamaño, pero sabía marchar muy bien, pararse en dos patas, y hasta había aprendido a saludar, doblando una rodilla o inclinando la cabeza.
Pero algo muy malo le sucedió una vez. Resulta que Pirulí se acercó al corral donde estaban dos hombres, y oyó que uno de ellos decía señalándolo:
– Este caballo tan chiquitico no puede cargar bultos, ni tirar del carretón, ni llevar un jinete. No sirve para nada.
El caballito se apartó de allí muy triste. Caminaba lentamente y se alejó del corral, dirigiéndose a la laguna donde se contempló largo rato, afligido. «No valgo nada, se dijo, soy un caballo de trapo». Y lloró largamente.
Y en eso apareció su mamá, que le dijo asustada:»¿Por qué lloras Pirulí?»
Pirulí le contó a su madre lo que había oído. Su mamá, compadecida al ver la pena de su querido hijito, le dijo dulcemente: – – – Si eres distinto a los demás caballos, eso no significa que valgas menos. Además, cargar bultos no es lo único que puede hacerse en la vida.
Secándose las lágrimas con la cola, Pirulí aseguró con desconsuelo: «Pero, mamá, es que se burlan de mí. Y no me gusta que se burlen.
– Pues márchate y reclama tu lugar en otra parte. El mundo es ancho para los que confían en sus posibilidades, tú eres pequeño pero sabes hacer muchas cosas que otros caballos no saben hacer.
Al amanecer de la mañana siguiente Pirulí se marchaba seguro de que encontraría su felicidad, pues él era un caballito muy inteligente.
– Adiós, mamita.
– Adiós Pirulí, ¡suerte!, tú sabes que puedes triunfar si te esfuerzas en conseguirlo.
Pasó un año, pasaron dos. Casi nadie se acordaba del caballito enano. Solamente su mamá no lo olvidaba, cuando llegó…¡EL CIRCO AL PUEBLO! Y todos fueron a verlo.
– Respetable público: ¡tenemos mucho gusto en presentar al gran Piccolino! ¡El caballo más inteligente del mundo!
Allí estaba entre aplausos Piccolino! ¡El gran Piccolino! Que era negro como el azabache, de rizadas crines y unos ojos grandes y brillantes. Llevaba bridas de tisú de oro, penacho de plumas sobre la frente, y un sillín bordado en hilos de plata, y era chiquitico, ¡pero tan chiquitito, y marchaba muy bien y sabía saludar inclinándose y bailar en dos patas…y se veía tan seguro de sí mismo! Piccolino era el caballito enano!»

Pregunta a los niños:

– ¿Crees que el caballito consiguió hacer algo bueno porque tenía confianza en sí mismo?
– ¿Qué habría pasado si el caballito hubiera hecho caso a los dos hombres que decían que no servía para nada?
– ¿Cuándo quieres hacer algo que te resulta muy difícil, prefieres no hacerlo? ¿Por qué?
– ¿No haces las cosas que puedan salir mal?
– ¿Te sientes seguro cuando vas a hacer algo?
Invita al niño a que hable del caballito enano, sus cualidades, y cómo supo mantener la confianza en sí mismo, a pesar de sus limitaciones físicas».

Colorear

Terminaremos la actividad coloreando la lámina del caballito enano.
Pincha aquí para obtener la lámina para el juego de la confianza en uno mismo.

Juegos para niños sobre la diversidad del mundo

Una pequeña selección de juegos tradicionales de distintas partes del planeta, es importante dar a estos juegos un contexto. Pueden estar dentro de talleres temáticos dedicados a los distintos continentes, con manualidades relacionadas y una explicación del lugar en el mundo de estos sitios y algo de su problemática relacionada.

Escapar del león (África)

‘Mbube’ es una de las palabras zulúes para “león”. En este juego, originario de Lesotho y Sudáfrica, el león busca localizar y capturar al impala. Todos los niños se ponen en círculo y dos de ellos, con los ojos vendados, se quedan en el centro, uno en el rol de león y el otro con el de impala. Los compañeros alrededor del círculo tendrán que guiar al león para que atrape al impala (o al impala para que se escape del león) gritando ¡mbube! ¡mbube! de forma más rápida cuando está cerca y más despacio cuando está lejos. Si después de un minuto el león no
ha atrapado al impala es sustituido por un nuevo jugador o jugadora, y lo mismo ocurre con el impala.

Sigue a la madre (Oceanía)

Este juego tradicional de Nueva Zelanda se juega con tres jugadores como mínimo. Uno de ellos ejerce el rol de madre, al que otros deben seguir e imitar en todo lo que haga. La madre saldrá corriendo en cualquier dirección e intentará sorprender al resto de jugadores a través de gestos, movimientos y posturas inesperados, como caminar marcha atrás, saltar a la pata coja, hacer giros… Los jugadores o jugadoras que fallen son eliminados hasta que solo queda uno o una, que será quien adopte el nuevo rol de madre.

Tierra, cielo, agua (Europa)

Un juego procedente de Rusia ideal para jugar cuando no hay mucho espacio. Los niños y niñas se colocan alrededor de un círculo excepto uno o una de ellos que está en medio. Los jugadores y jugadoras van
girando alrededor hasta que dice: “¡para!”. En ese momento, señala a uno de los niños o niñas que forman el círculo y le dice: “¡Tierra!, ¡Cielo! o ¡Agua!”. Rápidamente, el niño o niña señalado tiene que responder
con un animal que viva en ese medio. Si no es suficientemente rápido, ocupará el puesto del jugador o jugadora que se sitúa en medio del círculo y el juego volverá a comenzar. Para hacerlo más interesante, se puede establecer la regla de que no se pueda repetir el nombre de los animales, de forma que a medida que se avanza en el juego se vuelve más complicado y los niños y niñas se ven obligados a agudizar su imaginación y su rapidez mental.


Ángel bueno, ángel malo (América)

Este juego originario de Venezuela puede verse como una manera de representar la lucha entre el bien y el mal. En él, dos jugadores o jugadoras representan respectivamente a cada uno de los ángeles. El resto de niños o niñas que participan acuerda llamarse cada uno con el nombre de una fruta. Por turnos, cada ángel menciona el nombre de una fruta y si se encuentra entre los participantes se une a ese lado. Cuando todas las personas participantes están distribuidos en uno de los dos bandos, es el momento de la lucha. Forman una fila detrás de cada ángel, y éstos se toman de las manos tirando cada uno hacia un lado. En el momento en el que se rompe la fila, se cuenta cuántos jugadores y jugadoras hay en cada lado y gana el bando que más jugadores o jugadoras tiene.

YaaltjIhutu o cómo encontrar la piedra (Asia)

Se trata de un juego similar al Mbube, en el que todos los jugadores se sientan en círculo excepto uno que se coloca en medio con los ojos vendados. Una vez que el jugador seleccionado ya no ve nada, se coloca dentro del círculo una piedra plana, que será el objeto hacia al que el resto tendrá que guiarle. Este es el motivo por el que el juego se llama YaaltjIhutu, que significa ¿a dónde voy? en chino.

Dinámicas de valores para adolescentes

Las dinámicas de debate son ideales para hablar de valores con adolescentes

Son sobre todos dinámicas grupales que fomentan el debate y una cosa que a nosotros nos gusta mucho: dejar hablar a los adolescentes.

Estimulando el pensamiento crítico

  • Objetivos: generar un diálogo sobre valores morales.
  • Tiempo necesario: 30 minutos, aproximadamente. El tiempo variará en función del número de personas en el grupo y la implicación de las mismas.
  • Tamaño del grupo: resulta indiferente.
  • Lugar: aula, salón o espacio al aire libre en el que se encuentren cómodos.
  • Materiales necesarios: ninguno en especial.
  • Pasos a seguir:

El facilitador del grupo lanzará una serie de preguntas y guiará la conversación del grupo. Pueden ser: Si pudieras elegir ser alguien, ¿quién serías? Si ves a una persona rayando el coche de otro y no le deja una nota, ¿cómo actuarías? Si fueses rico, ¿cómo gastarías el dinero? Si ves a alguien acosando o maltratando a otra persona, ¿qué harías?

  • Discusión: decirle a los niños y adolescentes cómo deben pensar o actuar no resulta efectivo. Por eso, esta dinámica que puede generar debate, ofrecerá mejores resultados.

Aclaración de valores

  • Objetivos:
  1. Demostrar que cada persona tiene unos valores diferentes.
  2. Generar cohesión a pesar de las diferencias de pensamiento entre unos y otros.
  • Tiempo necesario: 30 minutos, aproximadamente.
  • Tamaño del grupo: unas diez personas.
  • Lugar: aula, salón o espacio al aire libre en el que se encuentren cómodos.
  • Materiales necesarios: folios en blanco, bolígrafos y folios con las frases.
  • Pasos a seguir:
  1. El facilitador explica la dinámica y reparte a todos los integrantes del grupo un folio con tres frases. Se proponen éstas:
  • Ser generoso con las demás personas.
  • Ser tu propio jefe.
  • Tener amigos comprensivos.
  1. Cada persona elige la frase con la que se sienta más identificado.
  2. Se forman subgrupos de personas que hayan elegido la misma frase. Entre ellos, discuten por qué eligieron esa frase, cuál(es) fue(ron) su(s) razón(es).
  3. Tras unos diez minutos de discusión, se realiza una reflexión con el grupo entero en el que expongan sus razones.
  • Discusión: parte del debate en grupo grande puede encaminarse a cómo se sintieron cada uno en la experiencia vivida en el ejercicio.

Banderas

  • Objetivos:
  1. Propiciar una exploración sobre los valores a través de la interpretación de los significados.
  2. Promover un mayor entendimiento de valores personales.
  3. Ofrecer las condiciones necesarias que propicien la autorrevelación.
  4. Comprobar cómo las aspiraciones personales afectan en la toma de decisiones.
  • Tiempo necesario: alrededor de dos horas.
  • Tamaño del grupo: 20 participantes aproximadamente.
  • Lugar: salón, aula o espacio cómodo.
  • Materiales necesarios: papelógrafo, rotuladores, folios y lápices de colores.
  • Pasos a seguir:
  1. El instructor explica cuáles son las partes que conforman una bandera: estandartes, avatares, escudos, etc. También, cómo las banderas representan un símbolo para un grupo determinado de personas y que algunas personas han llegado a perder su vida por defenderlas.
  2. Posteriormente, se les deja que piensen de manera individual qué banderas recuerdan y, en grupo, se discute qué significa cada una de ellas.
  3. Se invita a que cada uno de ellos cree una bandera propia en la que representen las cosas que resultan más importantes para cada uno de ellos.
  4. Para finalizar, se expone delante de la clase.

Dinámica de valores para adultos

El naufragio

Objetivo de la dinámica El Naufragio:
– Identificar las ideas previas que se poseen sobre una persona en relación a su actividad
– Analizar el rol que le damos en la sociedad a las mujeres y los varones

Desarrollo

El coordinador lee al grupo la siguiente historia:

Un barco en el que viajan un médico, una periodista, un maestro, un cocinero, una médica, un abogado, un deportista, una prostituta, un sacerdote, un representante político, una psicóloga y un drogadicto, tras una terrible tormenta naufraga, pero sólo hay un bote con capacidad para 6 personas, que serán las únicas que se puedan salvar.

Posteriormente se le solicita a los participantes que tendrán 10 minutos para escribir a qué 6 personas salvarían y por qué. Además deberán especificar los por qué de las personas que no salvarían. Puede ocurrir que en algunos casos no tengan argumento concretos.

Luego, se forman subgrupos de 4 o 5 personas y se comparten las decisiones tomadas. El grupo deberá llegar, en un plazo de 15 minutos, a un consenso y elaborar una lista de las personas que salvaría y los por qué. Cada grupo nombrará a un portavoz quien hará la puesta en común. En una pizarra se escriben las personas que serían salvadas.
No se podrán generar debates hasta que todos los grupos expongan los argumentos.

Para concluir, se darán 30 minutos para que los integrantes debatan los disensos.
Es importante que el coordinador haga pequeñas intervenciones en las discusiones que posibilite al grupo replantearse los argumentos.

IDEAS PARA EL MOMENTO DE REFLEXIÓN Y DEBATE

En ningún momento de la historia se indica si las personas que se suben al bote llegarán a algún destino, entonces ¿por qué se la eligieron?
Si se salvo al cocinero, ¿qué puede cocinar en el bote?
Si se salvo al médico y/o la médica, ¿tienen el equipamiento de trabajo?
En caso de que no se elija al representante político, ¿por qué lo decidieron?. De acuerdo a su actividad, si es salvado, en el bote trabajaría por el bien de todos.
Si se salva a la prostituta, ¿cuales son los motivos? ¿que rol le otorgan a la mujer?
¿Qué prejuicios generaron el drogadicto y la prostituta?, porque independientemente de la actividad de cada persona, habría que preguntarse si ¿los salvados estarían dispuestos a colaborar con su conocimiento para el bien de todos?
¿Se preguntaron acerca de otras cualidades o capacidades que podría poseer cada uno? Por ejemplo, alguien que sepa como guiarse por las estrellas.
En la vida cotidiana, ¿actuamos y nos vinculamos de acuerdo a estereotipos?

Dinámica El Naufragio posibilita trabajar sobre los siguientes temas: juicios, prejuicios, argumentación, estereotipos

Más enlaces con dinámicas para educar en valores

Y hasta aquí llega nuestro artículo de hoy esperamos que te haya entretenido y resultado al menos un poco útil, tampoco pretendemos mucho más. Si tienes algo que aportar, algún comentario, duda o sugerencia, no dudes en dejarla en la zona destinada para ello un poco más abajo. Prometemos contestar a todo. Mientras tanto puedes seguir leyendo algún otro artículo en este blog de actividades al aire libre, dinámicas de ocio y tiempo libre y actividades de aventura.


Comparte y difunde

Publicado por Fran Rodríguez

Animador socio cultural y coordinador de actividades de ocio y tiempo libre. Administrando el sitio web MisDinámicas.com desde el 2018. Ver más entradas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salir de la versión móvil