5 Dinámicas de inteligencia emocional que pueden ayudar a tu grupo

Comparte y difunde

Hace no mucho reflexionábamos en este mismo blog sobre este concepto tan de moda. Hoy vamos a explicar algunas dinámicas de inteligencia emocional que espero te sean de mucha utilidad.

Puedes usarlas para dinamizar tu grupo de otra manera. Y además seguro que a todos los componentes les viene muy bien a nivel personal.

La estrella del equilibrio. La primera de las dinámicas de inteligencia emocional

Esta dinámica es para hacerla en una sala amplia y con un grupo de más de 10 personas. Nos va a durar unos 15 o 20 minutos. En realidad es muy sencilla y lo que es la actividad “física” dura muy poco tiempo. Pero luego hay que reforzar y analizar como ha ido la actividad.

En esta ocasión no es necesario que el dinamizador entre en la dinámica. Pero puede ser necesario en caso de que seamos poca gente.

Nos ponemos en circulo y a continuación nos numeramos en dos grupos. Uno, dos, uno dos.

Nos agarramos de las manos hasta que el circulo quede tenso.

A continuación, y sin soltarse de las manos, las personas numeradas con el uno van hacia delante y las numeradas con el dos, hacia atrás.

Hay que hacerlo despacio. Poco a poco para hasta encontrar el punto de equilibrio.

Cuando este se encuentra solo hay que dejar pasar un poco de tiempo para que los participantes vean como el equilibrio de fuerzas funciona.

Luego puedes cambiar, el equipo dos tira hacia dentro y el uno hacia fuera. Recuerda, despacio y paso a paso.

A continuación damos paso a un tiempo de reflexión y comentarios sobre como ha ido la actividad. Como el aunar fuerzas y el trabajo en equipo han hecho posible encontrar el equilibrio.

Como ves en este vídeo es una dinámica muy sencilla y efectiva:

Lazarillo. Otra actividad para trabajar la inteligencia emocional

Esta dinámica la podemos usar también para trabajar la confianza entre los miembros del grupo y es muy fácil.

Solo necesitamos una sala amplia donde poder movernos bien y unos antifaces o vendas para taparnos los ojos. La duración será también de unos 15 o 20 minutos.

Dividimos al grupo por parejas. Uno miembro de la pareja ha de ir con los ojos vendados y sin ver nada. El otro es su lazarillo.

Puedes poner obstáculos en la habitación, aunque las demás parejas también harán de tráfico.

Los “ciegos” se ponen en marcha y los lazarillos han de ir guiándoles para que no tengan problemas en su deambular.

Los lazarillos no pueden tocar a su pareja. Solo pueden guiar con el sonido de su voz y sus indicaciones.

Puedes hacer que haya un objetivo al que llegar o simplemente que paseen en la dirección que diga el lazarillo.

Cuando creas que es suficiente solo tienes que parar y mandar cambiar de rol a los participantes.

Todos deben sentir que son ciegos y también que ayudan a una persona ciega. Todos deben superar los obstáculos juntos.

Y sobre esto puede ir la actividad posterior. Sobre como se han sentido con la falta de uno de los sentidos fundamentales. Sobre como les ha ido ayudando al “ciego”.

Incluso puedes introducir el tema de como les parecería estar ciegos ya para toda la vida. Como cambiaría su vida, etc.

Seguro que todos, incluido tu, aprendéis de las reflexiones que vayan surgiendo. Al menos a mi me pasa.

Puedes ver como es la actividad en este vídeo que te pego aquí mismo:

La patata. Representa emociones con la cara

Para esta actividad necesitas hacer antes unas fichas en las que vayan escritas las emociones que vamos a representar a continuación.

Después solo tienes que solicitar un voluntario para empezar. Este elige una ficha del mazo, al azar, y empieza a representar la emoción que le ha tocado.

Los compañeros deben adivinar de que emoción se trata y representarla a su vez. Pueden ampliar la representación, no hay problema.

Si amplias la actividad y pides que cuenten en que momento o situación de sus vidas han sentido esa emoción, la dinámica queda muy completa.

A continuación debes dar paso a otro voluntario que se anime a seguir el juego. La dinámica es la misma para todos.

Aunque no es obligatorio que todos participen, es recomendable. También es verdad que tu, como facilitador del grupo, debes saber leer ciertas situaciones. El mundo de las sensaciones y los sentimientos es muy complicado y no queremos poner a nadie en situaciones difíciles. No somo psicólogos.

Para esta actividad no tengo vídeo, creo que no te hace falta. Está todo muy claro.


Cohesión de grupos mediante el humor: Para monitores, dinamizadores, recreadores, profes…. 

Mediante este libro dirigido a dinamizadores, recreadores, profesores, etcétera, aprenderás a organizar sesiones para cohesionar grupos mediante el uso del humor y la risa. Puedes hacer sesiones de risoterapia con bastantes dinámicas que también puedes ver en vídeo.
Te presento dinámicas de todo tipo organizadas en cinco sesiones temáticas:
Presentación
Confianza y comunicación
Colaboración
Creatividad
Emoción y evaluación


Tu vales. Los apoyos son fundamentales en nuestra vida

Necesitamos una cartulina recortada en circulo y unas monedas u objetos para arrojarlas dentro.

Como siempre una sala amplia y un grupo (motivado o en vías de motivación). Vas a tardar unos 20 minutos para desarrollar el juego.

Con esta dinámica pretendemos mejorar el concepto sobre uno mismo a través del intercambio de impresiones con los compañeros.

Para ello vamos a elegir primero a dos personas y las vamos a apartar del grupo. Nos las llevamos a un sitio donde no nos vean ni escuchan lo que hablamos con el resto.

Con los demás hacemos dos equipos. Uno va a ser encargado de animar a los voluntarios. El otro solo va a desanimar o a ofrecer una actitud neutra.

Cuando regresan los voluntarios les das las monedas y les explicas el reto: deben meter el mayor número posible de monedas dentro del circulo. Primero uno y luego otro.

La competición puede durar varios turnos. En realidad el tipo de reto puede ser otro. Es indiferente.

Mientras los demás cumplen con su papel de animadores o críticos.

Una vez que acabas la competición pasas a la fase de reflexión y dialogo con el grupo.

Como se han sentido los contendientes ante las muestras de apoyo o desánimo, etc.

Al final tienes que desvelar el misterio y “curar las heridas” entre los amigos.

Espero no cansarte demasiado hasta ahora. No te preocupes por que vamos a por la última dinámica para trabajar la inteligencia emocional.

Acentuar lo positivo.

Para nuestra última dinámica, por hoy, dividimos a nuestro grupo por parejas. Quizás nos valgan las mismas que ya hemos hecho en el juego del lazarillo.

Tienen que decirse dos partes del cuerpo que les gusten. Recíprocamente claro.

Dos cualidades que les gustan de uno mismo.

Y por último, una capacidad o habilidad propia.

Quiero recalcar aquí que no se admiten los comentarios negativos.

Cuando todos hayan acabado de esta actividad que debería ser muy sencilla, pasamos al momento de reflexión común.

Puede que haya sido más fácil hablar en positivo de los demás más que de uno mismo. Es lógico, siempre da un poco de pudor la auto alabanza.

Dinámicas dirigidas a niños

Ahora te propongo tres dinámicas para trabajar la inteligencia emocional más especificamente en el aula, aunque como como casi todas, son válidas para cohesionar cualquier tipo de grupo si se adaptan.

La tarjeta de visita que encontró el detective

Es una dinámica que trabaja el autoconocimiento, Si lo usamos en el aula es un juego que puede mantener el interés de los alumnos por un tiempo y de esta manera abrirse de una forma notable al resto de compañeros. Además con este juego podemos descubrir algunos aspectos en los que anteriormente no nos habíamos percatado.

Sus objetivos son descubrir aspectos de la personalidad del compañero que nos resultan desconocidos y familiarizarnos con los demás para conocer sus gustos.   

  • Tiempo estimado:  Alrededor de una hora.   
  • Desarrollo de la actividad : Un grupo máximo de venticinco alumnos. Se puede trabajar personal o en gran grupo.   
  • Materiales y recursos: Necesitaremos folios en blanco y rotuladores o bolígrafos por cada alumno/a.

Esta dinámica para trabajar la inteligencia emocional en el aula la desarrollaremos en una clase donde estemos cómodos y sentados con buena luminosidad.   

  • Primer paso: con un tiempo máximo de quince minutos. Se indica al alumno que escriba, con letras grandes en el centro de un folio doblado de la forma que se indica en el dibujo, el nombre por el que le gustaría que le llamasen durante el curso; y entre paréntesis, su apellido y la clase en la que estuvo el curso pasado.   En el ángulo superior derecho debe escribir dos adjetivos que cree que le describen con bastante exactitud (curioso, sincero, atlético…). En el ángulo superior izquierdo debe escribir palabras que indiquen lo que le gusta (nadar, ver cine, leer…). En la parte inferior, a todo lo largo, debe escribir -y por este orden- un lugar que le gustaría visitar, el espacio de televisión que más le gusta. Su actor o actriz favoritos, alguna cosa que ha hecho y de la que se siente orgulloso, cualquier aspecto o actividad de su personalidad poco conocido por sus compañeros/as y que le parece interesante dar a conocer.   En esta misma línea pueden hacerse todas las preguntas que se deseen, adaptadas en su profundidad a la edad de los alumnos/as. Creo que, de elegir bien las preguntas puede ser una de las actividades más ricas.   Por la parte de atrás escribimos aquellas preguntas que nos gustaría hacer al profesor/a (sobre su forma de ser, estilo de llevar la clase, etc…).   
  • Segundo paso: alrededor de diez minutos. Todos/as  colocan sobre la mesa su papel en la posición que indica el dibujo. Se les pide que durante unos diez minutos dejen todas las tarjetas porque, el paso siguiente será una especie de prueba de detectives basada en la atención que hayan puesto a los datos de todas ellas.  
  • Tercer paso: aproximadamente unos veinte minutos. El tutor recoge las tarjetas. A partir de una cualidad de una tarjeta (sincero, por ejemplo) o de una afición, hay que advinar la persona de la que se trata, en un máximo de ocho preguntas.   Las preguntas han de hacerse de modo que quien conoce la identidad de la tarjeta sólo tenga que responder “si” o “no”. Por ejemplo “¿Le gusta el fútbol? ¿El año pasado estaba en 1º B? ¿Su programa favorito es…?…” A partir de la quinta pregunta puede preguntarse si su nombre empieza o acaba por una determinada letra.   Es importante que sólo se hagan preguntas de cosas que están puestas en las tarjetas. Si el que hace de detective acierta, escoge otra tarjeta y otro/a alumno/a voluntario/a pasa a ser detective tratando de adivinar el nuevo nombre mediante las ocho preguntas. Caso de no acertar, se continúa con la misma tarjeta hasta que se acierte. Es importante que una vez que se acierte el nombre de alguna de las tarjetas, se lea entera, como resumen.   
  • Cuarto paso: tiempo de duración de quince minutos. El profesor/a trata de responder a las preguntas que se han hecho por la parte de atrás del folio.

Responder a una acusación

Objetivo: Regulación emocional

Tiempo: 25 minutos

Esta dinámica es ideal para que los profesores eduquen a sus alumnos en control emocional. En el aula, el profesor debe leer en voz alta el comienzo de esta historia.

“Va Pepe muy contento por el parque, cuando de repente ve a Rafa viniendo a su encuentro. Rafa tiene una mirada muy rara. Pepe se pregunta qué le estará pasando. Se acercan y se saludan, pero inmediatamente Rafa comienza a gritar. Dice que Pepe le ha hecho quedar muy mal con los otros chicos del barrio, que es mal amigo, que tiene la culpa de todo lo que le pasa. Entonces Pepe…”.

Una vez leído el cuento, los alumnos deben pensar de forma individual cómo actuarían se encontraran en la situación en la que está Pepe. Después, se comparten las respuesta y se clasifican en dos grupos: las que permiten la conciliación y buscan un camino pacífico y las que promueven un mayor conflicto. En forma de debate, se llega a la conclusión de por qué las primeras son mejores que las segundas.

Escribe un cuento

Objetivo: Asertividad

Duración: 45 minutos

Igual que el ejercicio anterior esta actividad pretende que los alumnos distingan entre las formas de responder a una acusación y, además, aprendan a controlar sus emociones y aprendan a solucionar conflictos mediante el entrenamiento por imaginación ante situaciones hipotéticas que van más allá de los ámbitos sociales a los que uno está acostumbrado.

Se separa el grupo de alumnos por parejas y después imaginan una situación en la que haya un conflicto. Entonces, cada pareja escribe un cuento corto que debe contener estos elementos:

  • Adolescentes que hablan o se envían mensajes por móvil
  • Una acusación
  • Solución que deja el camino abierto al diálogo

Los cuentos se comparten y se hace una valoración grupal de las ventajas e inconvenientes de la solución al conflicto, de modo que se comprenda lo que un final u otro implica desde el punto de vista emocional para las personas implicadas en la historia.

Más dinámicas para trabajar inteligencia emocional en los enlaces:

Hasta aquí las actividades por hoy. Tengo que confesar que me encanta, no solo hacer dinámicas chulas para los demás. También me está encantando escribir este blog. Espero que también a ti te gusta leer las actividades que te voy seleccionando.


Comparte y difunde

1 comentario en “5 Dinámicas de inteligencia emocional que pueden ayudar a tu grupo”

Deja un comentario

Volver arriba