6 Dinámicas grupales divertidas de confianza

Comparte y difunde

Hoy vamos con unas dinámicas grupales divertidas de confianza. A ver, no quiero decir que sean unas dinámicas que llevan tanto tiempo con nosotros que ya son de confianza. Quiero decir que nos van a servir para adquirir confianza entre los miembros del grupo.

Bromas aparte las dinámicas de confianza nos vienen muy bien para empezar a unir y cohesionar a nuestro grupo. Y, como siempre en mis dinámicas, espero que te resulten divertidas.

Mirarse a los ojos es fundamental en estas dinámicas grupales divertidas

Tienes que organizar a tu grupo por parejas. NO dejes que sean ellos los que se pongan por parejas. Al final siempre se ponen juntos los que ya se conocían de antemano y ese no es nuestro objetivo.

Selecciónalos tu directamente o usa el azar. O haces dos filas, una enfrente de la otra y ya tienes las parejas.

Si ya tienes resuelto el tema que se distribuyan por la sala en parejas. En esta dinámica uno hace de guía y otro le sigue.

Tienen que mirarse a los ojos en todo momento. Si, ya se que al principio es un corte. Precisamente se hace por eso, para superar esa barrera inicial.

La persona que hace de guía tiene que hacer movimientos, los que quiera. Tanto en su mismo espacio como desplazándose por la sala.

El que le sigue tiene que hacer precisamente eso: seguírle. imitar todos sus movimientos durante un rato.

No es una dinámica muy complicada. Cuando detectes que se van cansando les haces parar. Es el momento de cambiar de roles.

El que era guía ahora sigue al nuevo guía. Cada uno sigue con su pareja y juegan a imitarse los movimientos.

Creo importante recalcar que en todo momentos las parejas han de tener contacto visual.

Cuando creas que es suficiente, ya puedes parar. Seguro que muchos participante te lo agradecerán. Y es normal, a todos nos cuesta este primer acercamiento.

Mira en este vídeo como sería este juego de confianza:

Es el momento de pasar a una segunda fase, mucho más divertida.


Cohesión de grupos mediante el humor: Para monitores, dinamizadores, recreadores, profes….

Mediante este libro dirigido a dinamizadores, recreadores, profesores, etcétera, aprenderás a organizar sesiones para cohesionar grupos mediante el uso del humor y la risa. Puedes hacer sesiones de risoterapia con bastantes dinámicas que también puedes ver en vídeo.
Te presento dinámicas de todo tipo organizadas en cinco sesiones temáticas:
Presentación
Confianza y comunicación
Colaboración
Creatividad
Emoción y evaluación


No pierdas de vista a tu pareja, pase lo que pase, esta es una dinámica de confianza

Seguimos con las mismas parejas por que vamos a darle una pequeña vuelta de tuerca a esta dinámica grupal divertida.

Ahora las parejas no pueden estar quietas, el guía debe intentar perder de vista a su compañero. Debe interponer entre su pareja y el a otras personas.

El que sigue al guía debe hacer todo lo posible para que no haya nadie entre el  y su pareja.

El contacto visual no se debe perder en ningún momento. Esa es la norma fundamental en el juego.

La otra es que no se puede correr, la seguridad es lo primero.

Ya verás como desde fuera el baile resultante se ve muy divertido.

Cuando creas que ya es suficiente viene el cambio de roles, el que era guía pasa a seguidor y viceversa.

El objetivo y la mecánica siguen siendo las mismas.

Cuando decidas acabar la actividad puedes culminarla con una puesta en común de los sucedido y de como ha evolucionado el grupo.

Seguro que si al principio os costaba mucho trabajo sostener la mirada en la segunda parte del juego, todo era mucho más sencillo. Además os habéis empezado a divertir.

Mira en el vídeo como se juega exactamente:

En la primera dinámica, mucha gente deseaba acabar y la segunda parte se ha hecho mucho más corta.

Lanzándose al vacío confiando en el grupo.

Como colofón a estas dinámicas podemos hacer que el grupo, por parejas, se sostengan unos a otros. Cada miembro de la pareja da la espalda al otro. Luego se deja caer, con el cuerpo recto y los ojos cerrados, hacia atrás. El compañero debe dejarle caer un instante y luego sostenerle por la espalda para que no caiga al suelo.

Pero hay que hacerlo poco a poco. Cuando estén más seguros del juego, se puede dejar caer un poco más, para que la sensación de vértigo sea mayor. Cuando se cansen, se cambia de rol cada miembro de la pareja.

En el video se ve mejor lo que digo:

Pero además podemos poner en práctica todo lo aprendido con una actividad que va un poco más allá. Necesitas una mesa. El primer voluntario se sube en ella y se pone de espaldas, como para caer al suelo.

El grupo forma dos filas que se miran la una a la otra y entrelazan las manos.

Cuando todos están listos, el voluntario se lanza al vacío de espaldas, con el cuerpo recto y los ojos cerrados. Tal como ha hecho antes de uno en uno.

Los demás deben sostenerle para que no caiga. Pero seguro que lo entiendes mejor en el siguiente vídeo que te he preparado:

Ya que estamos te voy a contar otra dinámica grupal de confianza.

Círculos de presentación

Yo uso esta dinámica justo después de una cualquiera de presentación. Digamos que nos vale para reforzar los nombres y empezar a adquirir confianza entre los miembros del grupo.

Para esta dinámica necesitas hacer dos círculos concentricos. Deben ser iguales en número de personas. No hace falta que estén cogidos de las manos.

Además han de estar frente a frente, mirándose a la cara.

A tu señal los miembros del grupo empiezan a contarse su vida. El objetivo es conocerse un poco más. Trabajos, aficiones, mascotas… Cualquier tema vale.

Se lo cuentas aquellos que están uno enfrente del otro. Si el guirigay de todos hablando a la vez es considerable. Que remedio.

Puedes darles un minuto para hablar de tu vida. Vuelves a hacer la señal convenida y el circulo exterior debe avanzar en el sentido de las agujas del reloj y correr una posición.

Ahora cada uno debe estar enfrente de otra persona. La mecánica es la misma de antes. Hay que contarse la vida para empezar a conocerse unos a otros.

El juego se acaba cuando ya se ha dado la vuelta completamente y vuelven a coincidir los mismos del principio.

Ah, también puede pasar que el grupo sea impar. Puedes optar entonces por unirte al grupo o que el circulo de fuera sea más grande que el de dentro.

Así siempre habrá una persona que no tenga a nadie enfrente pero es un mal menor. La dinámica funciona igual.

Seguimos con otro juego de confianza.

El bingo. Conociendo a las personas

El objetivo es parecido al anterior: conocerse un poco más.

Tenemos que tener las cartulinas del bingo ya preparadas. No van a ser unos cartones al uso. NO llevan números.

Se trata de unos cuadrantes donde debes haber escrito cosas que las personas pueden tener en común. Por ejemplo:

  • Tiene mascota.
  • Le gusta viajar.
  • Sabe tocar un instrumento.
  • Le gusta la comida exótica

Usa la imaginación. También puedes poner alguna más difícil para que no la cumplan todos.

Cada persona debe tener uno de estos cartones ( pueden ser fotocopias) y algo para escribir.

Cuando das la salida cada persona debe empezar a preguntar a los demás para poder rellenar su cartón. Debes poner alguna norma para ordenar el juego:

  1. Solo se pueden hacer preguntas a una persona a la vez. No valen tríos ni cuartetos.
  2. Solo se pueden hacer tres preguntas (por ejemplo) a cada persona.
  3. A cada coincidencia se pone el nombre en la casilla correspondiente.

Es decir, si estás entrevistando a Fran y a este le gusta viajar, pon su nombre en la casilla correspondiente.

Cuando le hagas las tres preguntas, cambias de pareja.

Puedes poner un tiempo o dejar que alguien cante bingo. Comprobáis los resultados y acaba el juego.

La manta entre las dinámicas de confianza fáciles y divertidas.

Necesitas una manta o tela que no sea muy translucida. Que al menos no se conozca bien a las personas que hay detrás. También dos sillas.

Vamos a poner las dos sillas una enfrente de la otra, con la distancia suficiente para poner la manta entre ellas como si fuera una pared divisoria. Además que las personas que se sienten estén agusto y no se den con las rodillas.

Hay que hacer dos equipos. Si somos impares da igual, un equipo con un jugador más no va a marcar la diferencia.

Puedes hacer tu los equipos numerando a los jugadores, eligiéndolos a dedo o usando este sistema con globos:

Necesitas otro monitor que te ayude a levantar la manta entre los dos equipos. Estos deben colocarse detrás de sus respectivas sillas, seguramente tendrán que agazaparse para que no se vean y el juego se desarrolle bien.

El juego consiste en que un representante de cada equipo se sienta en la silla, con la manta subida, y espera a que esta baje. En ese momento el que diga el nombre del otro primero gana.

A continuación se levantan los dos, la manta vuelve a subir y se sientan dos nuevos jugadores. Se vuelve a repetir la mecánica del juego.

¿A que es super sencillo?.  Además tiene que ser suficientemente rápido y es más divertido.

Puedes llevar un marcador o ir eliminando jugadores. O simplemente que vayan jugando hasta  que veas que se van cansando.

Mira en el vídeo como queda en la práctica:

Este juego también vale como rompehielos. Lo que está claro es que sirve mucho como refuerzo en el conocimiento de los nombres de los miembros de nuestro grupo.

Además puedes usarla para resolver algún conflicto que hayas detectado. Siempre puedes poner a los protagonistas del problema en el mismo equipo para que trabajen juntos.

Más dinámicas grupales divertidas de confianza

Mira estos vídeos y enlaces con más dinámicas seleccionadas:

Y de momento nada más, espero que este artículo te haya entretenido e ilustrado un poco. Que hayas recordado buenas dinámicas para tus próximas actividades. No pretendo mucho más. Muchas gracias por haber llegado hasta aquí y sigue leyendo este blog sobre dinámicas de grupo, actividades al aire libre, risoterapia, team building y viajes chulos.


Comparte y difunde

1 comentario en “6 Dinámicas grupales divertidas de confianza”

Deja un comentario

Volver arriba