Psicología positiva, definición y técnicas

Comparte y difunde

Hoy vamos a reflexionar acerca de una disciplina que se encuentra muy en auge actualmente, se trata de la psicología positiva. Aunque al ser algo relativamente nuevo, las personas suelen hablar de ella sin saber exactamente de qué se trata o en qué consisten sus métodos.

Así que si te interesa saber algo más de Psicología positiva, que es exactamente y algunas de sus técnicas, sigue leyendo…

¿Qué es la psicología positiva?

La Psicología Positiva es el estudio científico de lo que hace que la vida valga más la pena. Es la llamada de la psicología científica y práctica para estar tan preocupados por las fortalezas como por las debilidades. Tan interesados en construir cosas mejores en la vida como en reparar lo que está peor. Y tan relacionado con crear vidas plenas en gente normal como en curar la patología

Christopehr Peterson autor de A Primer in Positive Psychology 

Lo más destacado de la Psicología Positiva es que decide, de forma deliberada, poner su punto de atención en lo que sí tiene la persona, en lo que está haciendo bien. Esta idea que parece obvia ha revolucionado la forma en que enfocamos el cambio desde ámbitos muy diferentes, como la salud, la educación, la empresa e incluso la política.

Antes de seguir te recomiendo que eches un vistazo a estos cursos de psicología online, recursos no solo para profesionales.

Beneficios de la Psicología positiva

(En colaboración con la web: grullapsicologiaynutricion.com)

1. Nos hace mejorar en la regulación de emociones

Desde la Psicología Positiva se entiende que lo que sentimos no es fruto directamente de lo que pasa a nuestro alrededor, sino de cómo interpretamos y percibimos lo que pasa a nuestro alrededor. Por eso es importante saber gestionar nuestras emociones, dado que en muchas ocasiones una regulación inadecuada de estas nos hace ver problemas donde no los hay.

Por ejemplo, vivir con ira es capaz de hacernos sacrificar muchas cosas con tal de hacer algo que no solo no nos reporta ningún beneficio, sino que además nos perjudica más de lo que lo estábamos al empezar a sentirnos de esa manera.

La psicología positiva y los profesionales que parten de ese paradigma entrenan a las personas para que sean capaces de ajustar sus emociones del mejor modo posible y hacen que estas jueguen a su favor, y no en su contra. A fin de cuentas, si nuestro lado emocional existe es porque la mayoría del tiempo nos es útil en mayor o menor medida, aunque siempre existen casos en los que esto no es así y merece la pena aprender a minimizar sus efectos dañinos.

No se trata de suprimirlos, sino de hacer que unos estados emocionales no eclipsen la influencia de otros que deberían tener un papel modulador sobre los primeros.

2. Nos ayuda a tener un autoconcepto realista

La Psicología Positiva nos ayuda a tener un autoconcepto (una concepción de nosotros mismos) que se ajusta a nuestras habilidades y cualidades reales y a nuestra capacidad para mejorar en ciertas tareas, y esto se traduce en una buena autoestima.

La clave está en poner en perspectiva nuestros aparentes fracasos y mostrarnos el modo en el que buena parte de dichos fracasos se deben a elementos de nuestro entorno que no podíamos controlar, pero que sí podemos elegir cómo nos afectan.

3. Da pautas para iniciar proyectos y transformar hábitos

Empezar un proyecto nuevo requiere salir de nuestra zona de confort. Es decir, asumir un cierto grado de incomodidad que llegará al principio, pero que con el tiempo se desvanecerá a la vez que vamos viendo los frutos de nuestros esfuerzos (frutos a los que no habríamos llegado si no nos hubiésemos esforzado por salir de la rutina).

Así que la Psicología Positiva nos sumerge en dinámicas que nos obligan a dirigir realmente nuestra vida, sin permitir que las creencias limitantes restrinjan nuestro potencial.

4. Nos permite desarrollar liderazgo

No todo el mundo puede ser un líder las 24 horas del día, pero todos tenemos la capacidad de dirigir grupos en determinados contextos y tipos de trabajo.

Como la Psicología Positiva no solo se centra en el individuo sino que tiene en cuenta el elemento social de la psicología, nos da las herramientas para adoptar un estilo de liderazgo que nos vaya bien en determinada faceta de nuestras vidas, ya sea en lo personal o en lo profesional.

Algunas técnicas

Autoreforzamiento

Consiste en ser nuestro propio motivador, reforzando nuestro carácter con frases e ideas positivas basadas en las cosas buenas que sabemos y podemos hacer. No pasa nada por elogiar nuestras cualidades (sin llegar al envanecimiento claro).

Entrenamiento en atribuciones casuales

Sobre todo cuando se trata del fracaso, debemos ser objetivos. Si ha sido por nuestra responsabilidad es necesario aceptarlo, pero entendiendo que es una circunstancia pasajera, que no tiene por qué repetirse siempre.

Risa y diversión

Cuando estamos en edades tempranas del desarrollo solemos reír más a menudo que habiendo alcanzado la edad adolescente, y esta estadística disminuye aún más en la adultez. En la psicología positiva se busca recuperar esta fuente de emociones agradables mediante sesiones de risoterapia grupales, donde los participantes aprenden a reírse un poco de ellos mismos y le quitan la carga trágica a sus problemas, siendo capaces de buscar métodos más adaptativos para solventarlos.

Visualización

Es una técnica empleada para hacer que las personas se familiaricen con situaciones positivas y las normalicen. Consiste en imaginar escenarios agradables donde nos encontramos realizando actividades que disfrutamos. Puede ser una técnica ideal antes de dormir.

Rebatir los pensamientos negativos sistemáticos

Primero hay que identificar esos pensamientos negativos recurrentes que nos asaltan cuando no logramos alcanzar los objetivos propuestos, cuando recibimos una negativa, cuando olvidamos una fecha importante… en muchas ocasiones estos pensamientos son de carácter inconsciente y quizás necesitamos la ayuda de un profesional.

Una vez sepamos cuáles son estos pensamientos negativos recurrentes, comenzaremos a rebatirlos empleando la lógica. Se trata de contestarnos nosotros mismos a cada pensamiento negativo que tengamos, de una manera certera y donde le demos una solución eficaz a cada uno.

Y hasta aquí llega nuestro artículo de hoy, espero que te haya entretenido y resultado al menos un poco útil, tampoco pretendemos mucho más. Si tienes algo que aportar, algún comentario, duda o sugerencia, no dudes en dejarla en la zona destinada para ello un poco más abajo. Prometemos contestar a todo. Mientras tanto puedes seguir leyendo algún otro artículo en este blog de actividades al aire libre, dinámicas de ocio y tiempo libre y actividades de aventura.


Comparte y difunde

Deja un comentario