Las habilidades de un buen socorrista

Curso Socorrista Intensivo homologado
Comparte y difunde

Uno de las habilidades certificadas que pueden complementar perfectamente nuestros títulos en animación y tiempo libre es el socorrismo. Tanto para los ratos y actividades en piscina, como para las jornadas en ríos con canoas, kayaks y senderismo acuático, el título de socorrista siempre nos abre puertas y deja más seguro a nuestro grupo.

Vamos a hablar por tanto de como cursar el título de socorrista y quien puede hacerlo, para ello hemos consultado a los profesionales de Sos Gestión que organizan, entre otros, este curso que puedes ver en el enlace: sosgestion.es/curso/socorrista/valencia/

Requisitos para ser socorrista:

La de socorrista es una profesión en la que habitualmente se tiene trato con numerosas personas. La salida laboral normal es en piscinas, parques acuáticos y espacios acuáticos naturales. Y puede parecer un trabajo ameno y divertido (que sin duda lo es) pero además implica una muy importante responsabilidad que no debemos ignorar.

Nos vamos a mover entre caídas, resbalones, golpes, bajadas de tensión, ahogamientos, golpes de calor, lesiones medulares… Todas son situaciones reales con las que puedes encontrarte si decides dar el paso para ser socorrista.

Si lo tienes claro vamos a indicarte los requisitos básicos para iniciarte en este oficio, algunos son inherentes a tu personalidad y carácter, otros los vas a aprender en el curso, todos los vas a entrenar a lo largo de tu trabajo.

  • Contar con una buena forma física. En este mundo es importante una imagen saludable y además responder a las exigencias físicas que se te pueden plantear. Es por ello que se deben superar una serie de pruebas físicas y técnicas en los cursos de socorrismo.
  • Naturalmente que hay que saber nadar bien y además rápidamente para poder actuar con celeridad. Debes recordar siempre que para salvar la vida de alguien el tiempo es vital. Es necesario que el socorrista sepa nadar bien, al menos en los estilos crol y braza.
  • Hay que tener la suficiente psicología para tratar bien a los usuarios de las instalaciones o actividades, lo que se dice normalmente como tener don de gente. Hay que cultivar la empatía y dominar las situaciones que pueden generar en conflictos por el mal uso o imprudencias.
  • No podemos dejar que los nervios dominen nuestras actuaciones en una situación de urgencia o emergencia. Todo depende de nuestra actuación y hay que mostrar con claridad la calma que tenemos.
  • La educación debe primar en nuestro trato con los usuarios de las instalaciones o actividades.
  • Ganarse a las personas por actitud y profesionalidad más que por la jerarquía y el cargo que ostenta en la piscina.
  • Tener conocimientos en primeros auxilios y soporte vital básico (SVB). Tendremos que saber hacer curas, tratar a una persona con una lesión medular o un golpe de calor. Pero sobre todo debemos formarnos en cómo hacer una reanimación cardiopulmonar.
  • Dominar las técnicas de rescate acuático: entradas, aproximaciones, control de víctima, remolques y extracciones con y sin lesión medular.

A un socorrista con estas actitudes y habilidades bien definidas pocas veces le faltará trabajo.

Y hasta aquí llega nuestro artículo de hoy esperamos que te haya entretenido y resultado al menos un poco útil, tampoco pretendemos mucho más. Si tienes algo que aportar, algún comentario, duda o sugerencia, no dudes en dejarla en la zona destinada para ello un poco más abajo. Prometemos contestar a todo. Mientras tanto puedes seguir leyendo algún otro artículo en este blog de actividades al aire libre, dinámicas de ocio y tiempo libre y actividades de aventura.


Comparte y difunde

Por Fran Rodríguez

Animador socio cultural y coordinador de actividades de ocio y tiempo libre. Administrando el sitio web MisDinámicas.com desde el 2018.

Ver todas las entradas de Fran Rodríguez.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *