Primera sesión: Presentación y confianza

Llegamos al primer día de nuestro ciclo de talleres de risoterapia. Te enfrentas a, por ejemplo, 15 personas que son totales desconocidos para ti.

No solo eso, en su mayor parte, también son desconocidos entre ellos. La verdad es que esto estaría muy bien. Así no hay relaciones previas entre ellos y puedes trabajar a gusto.

Ante este panorama lo único que puedes hacer es conocer a las personas a las que vas a tratar durante estos cinco días. Y que se conozcan entre ellas claro.

Es una sesión muy importante. Hay que empezar con buen pie y el clima que crees en este inicio es, muy probablemente, el que va a prevalecer durante los demás talleres.

Por lo tanto el objetivo principal de la primera sesión es el conocimiento de los nombres entre los miembros del grupo, tu incluido. Eso si, de una forma dinámica y divertida.

Aunque también es cierto que en esta primera sesión tenemos que cubrir otras expectativas de los usuarios del taller. Hay que explicarles de que van a ir los talleres, como van a ir organizados y lo que pueden esperar de ellos.

Como calentamiento te ofrezco este juego de pasar el gesto y sin hablar.

Simplemente tienes que pedir a la gente que se coloque en un círculo. Puedes hacerlo de viva voz, yo prefiero hacerlo sin hablar. Usando los gestos, la mímica y la complicidad de unas personas que han venido fundamentalmente a divertirse.

Una vez que están colocados en circulo te inventas un gesto, yo empiezo llevándome el dedo indice a los labios en señal de silencio. Y se lo paso a la persona que está a mi izquierda. Le hago señas para que pase el gesto a la otra persona. Y a la otra y así hasta que recorre todo el circulo y vuelve a mi.

Luego hago otro gesto a la persona que se encuentra a mi derecha. Por ejemplo lanzo un beso, o le saludo con la mano en alto.

La mecánica es la misma, el saludo debe recorrer todo el grupo y volver a ti.

El siguiente paso es que los dos gestos, en distintas direcciones, recorran el grupo de nuevo. Habrá un pequeño lío en cuanto se crucen. Eso está bien. Seguro que afloran las primeras risas.

Como una imagen vale más que mil palabras, a veces, y una imagen en movimiento ni te cuento, te dejo este vídeo que puede despejarte alguna duda de la mecánica del juego.

Esta es una dinámica muy sencilla y debe de conseguir el silencio en el grupo y la atención sobre ti. Es ahora cuando puedes contarles lo que te hayas preparado acerca del taller de risoterapia en general y sobre esta primera sesión en particular.

No hace falta que te extiendas mucho. Yo suelo usar básicamente lo que te cuento en la introducción de este curso. Hablo de la risa y de los objetivos que vamos a conseguir con este curso.

Una vez hecho esto queda por concretar las expectativas de tus usuarios. Pero ese ejercicio lo haremos después de algún juego de presentación.

Atención, concentración, ritmo y velocidad.

Vamos entonces con alguna dinámica de presentación propiamente dicha. Una fácil, en forma de canción y que nunca falla.

Pero antes recordarte que hay que hacer una pequeña introducción en cada juego que vamos a hacer. Para que vale ese juego por ejemplo. En este caso es para conocer nuestros nombres.

Luego hay que explicar bien la mecánica del juego. Incluso hacer varios ensayos. Preguntar si todos lo han comprendido. Si hay alguna pregunta. Ten paciencia, no todos vamos al mismo ritmo.

¿Te he dicho que seguimos colocados en circulo?. Y ahora la dinámica:

La canción es la siguiente: AAAAAAtención, concentración, ritmo….velocidad.

Y entre cada palabra dos palmadas. Esto hay que cantarlo todos juntos.

Empiezas tu, que eres el dinamizador. Dices tu nombre dos veces, dos palmadas, y el de la persona que está a la derecha y otras dos palmadas.

Le toca al de tu derecha y hace lo mismo que has hecho tu: su nombre, dos palmadas y el nombre de la persona que está a su derecha y otras dos palmadas.

Así se hace hasta que el turno vuelva a ti.

Si alguien se equivoca hay que cantar la canción del inicio y es esta persona la que reanuda el juego.

¿Como son las equivocaciones?.

  • Si te quedas en blanco.
  • Si te equivocas de nombres.
  • Si das las palmadas cuando no toca. Hay que evitar darlas cuando estamos diciendo los nombres. Hay que enterarse de como se llaman las personas.
  • Si nos da la risa.

Insisto: en esas ocasiones se vuelve a cantar la canción y se reanuda el juego por la persona que se ha equivocado.

Mira en este vídeo como lo hago yo.

Una variante para seguir aprendiendo los nombres.

Cuando el turno llega de nuevo al dinamizador, es que ha pasado por todos. Puedes dejarlo ahí si quieres. Pero yo sigo jugando.

Digo el nombre de la persona que está a mi izquierda, dos palmadas, y el nombre de la persona que está a mi derecha.

Ya mi nombre no le digo, ya me le se. Así puedes seguir aprendiendo los nombres de todo el grupo.

Míralo en este vídeo:

Círculos concentricos para empezar a conocerse

Si, ya hemos roto el hielo y nos hemos presentado. Pero tenemos que empezar a conocernos mejor. Para ello está ideada esta dinámica.

En esta ocasión vamos a hacer dos círculos. Han de tener los mismos componentes. Si sois impares entra tu en un circulo.

El circulo interior debe estar mirando hacia fuera. El exterior mirando hacia dentro. Cada persona debe estar por tanto, mirando hacia otra del otro circulo.

La actividad consiste en presentarse el uno al otro. El nombre, aficiones, trabajos, mascotas. Lo que cada uno considere. Y escuchar al otro claro. Todo esto en un breve periodo de tiempo. Cada minuto el circulo de fuera avanza hacia la derecha.

Esto hace que las parejas cambien. La mecánica es la misma: presentarse en breve al nuevo interlocutor. Y escuchar al otro de nuevo.

Una vez que el ciclo se cierra y las primeras parejas vuelven a coincidir, damos por finalizado esta dinámica.

Un poco de distensión con el juego del pistolero

Mucha gente se corta con estas presentaciones en frío. Pueden llegar a sentir incomodidad. Bueno, uno de los objetivos de estos talleres es abandonar la zona de confort. Aprender a hacer cosas nuevas que nos asustan un poco.

Para lograr un poco de distensión y seguir con la diversión vamos con un juego simple, de los que llamamos rompehielos.

¿Objetivos?. La diversión y seguir generando confianza entre los miembros del grupo.

Vemos las expectativas de tus usuarios.

Hemos hecho un par de dinámicas y nos hemos presentado. Has explicado lo que vamos a conseguir entre todos con estas sesiones.

Ahora falta lo que tus usuarios creen que van a aportar a los talleres.

Hay varias formas de visualizar las expectativas de tu grupo. Yo extiendo un lienzo grande en el suelo o en la pared. Previamente he escrito el título “expectativas”. Bien grande. Además he puesto el nombre del grupo. Por la ciudad, el número, la empresa…

Muy fácil. Los usuarios tienen que escribir lo que esperan conseguir con estos talleres. Dos o tres cosas. O una. Pero todos deben usar los rotuladores de colores que previamente les has repartido.

También pueden escribir lo que ellos pueden aportar a los talleres. Así refuerzas la idea de que todos tenemos que colaborar en el éxito.

Este lienzo, le has de conservar para la última sesión de los talleres. Si le puedes dejar pegado en la pared, mejor.

Si ya nos vamos conociendo el bingo tiene que salir bien.

Para seguir estableciendo vínculos en el grupo vamos a jugar al bingo. Tienes que tener preparados unas pocas tarjetas, tantas como personas en el equipo.

dinamica de presentacion y confianza bingo

Puedes descargarte en formato Pdf un ejemplo de tarjeta aquí.

Tienes que establecer un tiempo para que rellenen lo más posible las tarjetas de bingo. La mecánica es muy sencilla. Solo tienen que ir preguntándose unos a otros. Si encuentran a ese alguien que tiene carnet de conducir, por ejemplo, apuntan su nombre en la tarjeta.

Solo se pueden hacer tres preguntas a la misma persona. Luego hay que cambiar.

Y así hasta que hagan línea, en horizontal, o hasta que se agote el tiempo.

Para acabar, comprobamos que haya alguna línea y si está bien rellenada la tarjeta. Así además seguimos conociendo al grupo.

Jugamos al espejo.

En esta dinámica vamos a romper la formación del circulo. Ahora nos vamos a dividir por parejas.

El más bajo de cada pareja tiene que hacer movimientos. El otro repetirlos. Pero siempre mirándose a los ojos.

Es importante no perder nunca el contacto visual. Mira en este vídeo como se hace.

Bueno, en el vídeo vemos como algunos no respetan eso de mirarse a los ojos. Y es que no suele ser fácil mantener ese contacto para unos recién conocidos.

Tienes que estar atento a eso y que lo cumplan en la medida de lo posible. Para eso se hace esta dinámica.

Cambia de roles cuando te parezca bien. Ahora son los altos los que tienen que hacer los movimientos y los bajos repetirlos.

Seguimos con las parejas

Pero en la siguiente dinámica, con las mismas parejas, hay que interponer a otra persona en medio.

Seguimos mirándonos a los ojos pero tenemos distintos objetivos.

Uno de los dos ha de interponer a una persona, o más, entre los dos.

El otro debe evitarlo. Y siempre manteniendo el contacto visual.

Este juego es más divertido pero sigue cumpliendo el objetivo de romper la barrera visual.

Sosteniendo a tu pareja

Vamos a seguir creando confianza entre los miembros del grupo. Seguimos en parejas. Pueden ser las mismas de antes o puedes cambiarlas.

Para este juego vamos a necesitar que unos sujeten a otros. Si ves que hay una pareja muy desigual físicamente, puedes cambiarla sin problemas.

El juego consiste en que, en cada pareja, uno cae hacia atrás y el otro le sujeta por la espalda, impidiéndole que llegue al suelo.

Lo primero es saber quien cae y quien sujeta. Después colocarse uno detrás del otro.

El que va a caer tiene que hacerlo con los ojos cerrados y procurando mantener las piernas rectas.

Las caídas tienen que ser graduales, primero se deja caer muy poco. Luego hay que procurar dejarle caer un poco más. Que la sensación de peligro aumente.

Siempre incide en que la seguridad es lo primero.

Habrá parejas que sean muy arriesgadas. Tienes que estar atento para que no se pasen y haya un accidente.

Luego hay cambio de roles.

Al finalizar la dinámica resalta que siempre necesitamos la ayuda de alguien. También en nuestra vida diaria.

Cuidado con el atleta

Para esta dinámica en la que seguimos trabajando la confianza entre los miembros del grupo necesitamos un voluntario que inicie el juego.

Con los demás haces dos filas de, más o menos, el mismo número de personas. Se colocan unos enfrente de otros. La distancia entre ellos es la de sus propios brazos. Que han de estar extendidos.

Estas filas conforman un carril, una carretera por la que debe pasar el voluntario. Pero además el paso está cortado por los brazos de los participantes.

Cuando el voluntario empieza a correr, los brazos deben ir levantándose para dejarle paso. Como las barreras que dejan pasar al tren.

Todos deben estar atentos para no darle un golpe en la cabeza al corredor.

El turno debe pasar al siguiente voluntario. Todos deben pasar la prueba.

Cada vez es más importante la presencia del grupo

De las actividades por parejas vamos pasando a las actividades en grupo. Además es un grupo concentrado en proteger a una persona, en que no se haga daño. Como en la siguiente actividad.

Volvemos a necesitar un voluntario. Además necesitamos una mesa en la que el voluntario se ha de subir y ponerse de pie.

En el suelo el grupo vuelve a conformar dos filas que se miran. Los brazos están extendidos esperando que caiga el voluntario.

Seguro que lo has visto en algún concierto. Es lo que vamos a hacer. La mesa hace de escenario y tenemos que evitar que el voluntario se haga daño.

La mecánica es muy sencilla, el voluntario se deja caer de espaldas y el grupo debe evitar que llegue al suelo.

Puedes dejarlo aquí y que se tire el siguiente voluntario o darle una vuelta más.

El grupo debe hacer que el voluntario llegue hasta el final de la fila. Usando solo los brazos. Todos coordinados deben dar un impulso hacia atrás.

Cuidado por que son los dos últimos los que deben evitar que el voluntario se pase y caiga al suelo. Cuando su cabeza llegue hasta ellos ya puede bajar. Los demás bajan los brazos y ya puede subir el próximo voluntario.

Evaluando la primera sesión

Hemos llegado al final de la primera sesión. Debes dejarte cinco minutos para una pequeña evaluación. Introduce a los participantes en ella.

  • ¿Que les ha parecido?
  • ¿Se han divertido?
  • ¿Han conocido gente nueva?

 

sesión anterior curso risoterapiaSiguiente sesión curso risoterapia

Anuncios