Segunda sesión: Confianza y comunicación

Ya estamos en la segunda sesión de nuestro taller de risoterapia. En la primera ya nos hemos presentado adecuadamente, en esta vamos a procurar seguir adquiriendo confianza entre todos y a establecer adecuadas formas de comunicación.

La estructura de esta sesión es la misma que en la primera y en las demás, así que vamos con un pequeño calentamiento.

Saludando y calentando, un rompehielos dos en uno.

Tienes que explicar de la importancia del saludo y la actitud que ponemos en el. No es lo mismo hacer un seco «hola» que una abrazo. O sin llegar a tanto, de un buen saludo acompañado de una gran sonrisa.

Tenemos que caminar por la sala sin rumbo, pero no como en el patio de una cárcel, sino como los átomos libres por la materia.

A tu palmada, silbato o voz, el grupo ha de saludarse entre ellos. La primera vez de una forma tímida, con un simple gesto con la cabeza. Todos siguen andando y se van saludando de esa manera.

A la siguiente señal el saludo ha de ser un poco más amistoso. Puede que incluya un hola, una leve sonrisa. Cada persona lo va a hacer de una manera.

A la nueva señal le subimos un punto de intensidad en el saludo.

Así hasta que conseguimos un abrazo y una efusívidad en condiciones.

Después volvemos al circulo.

La isla.

Vamos a seguir con otra dinámica de presentación. Si, es verdad que ya se conocen, pero reforzar ese conocimiento siempre está bien. En todas las sesiones yo incluyo estas dinámicas de presentación. Tu las puedes ir eliminando según se va acercando el fin del ciclo de talleres.

Como dinamizador empiezas la actividad mientras la explicas:

Yo me llamo Fran y mi animal es una foca (por que empieza por f igual que el nombre).

El siguiente debe decir tu nombre, tu animal y el suyo y su animal, por ejemplo:

El se llama Fran, su animal es la foca. Yo me llamo Cárlos y mi animal es el castor.

El tercero debe decir todos los demás nombres y animales y los suyos. Por supuesto que nos podemos ayudar, ya que si somos muchos hay mucho que recordar.

Vamos a ver las afinidades que tenemos tejiendo la telaraña.

Para esta dinámica de confianza necesitamos un ovillo de lana y hacer nuestro ya famoso círculo de personas.

Sujeta un extremo del hilo y lanza el ovillo a una persona. Tienes que decir por que se le lanzas, recuerda lo que has aprendido de esa persona en la primera sesión. Puede que el bingo te ayude.

Quien tiene el ovillo ahora tiene que sujetar el hilo para que no se le escape y pasarlo hasta otro. Diciendo también por que se lo lanza, que afinidad detecta.

Y así hasta que todos tengan parte en la telaraña que se está tejiendo.

La segunda parte de la dinámica consiste en destejer la telaraña en sentido inverso. Es fácil ya que solo hay que seguir la madeja. Eso si, hay que recordar por que nos lanzaron el ovillo.

Rompehielos el samurai.

Para este pequeño rompehielos te voy a remitir a este artículo. Y además puedes verlo en vídeo de mi canal de YouTube.

Jugamos con los nombres y un cepillo.

Vamos a seguir cogiendo confianza y recordando los nombres. Seguimos en circulo.

Ahora tu te pones en el centro y usas un cepillo que sostienes de pie y sujetas con una mano. Dices:

Este cepillo se le paso a….

Con el nombre de una persona. Esta debe salir corriendo a intentar sujetar el cepillo antes de que caiga al suelo. Si lo logra, sigues en el centro. Si el cepillo cae, esta persona se queda en el centro.

Debe recordarnos su nombre y decirnos, por ejemplo, una afición.

Luego repite:

Este cepillo se lo paso a…

Vamos al suelo a dibujar.

Y seguimos comunicándonos. Para esta dinámica vamos a dividir al grupo en equipos de cuatro o cinco.

Cada equipo ocupa su espacio en la sala.

Deben dibujar, con sus cuerpos tumbados en el suelo, las figuras geométricas que les vayas indicando.

También puedes decir letras.figuras risoterapia

Es muy sencillo pero si no hablan entre ellos, no saldrá.

Ahora vamos a hablar de uno mismo.

Vamos a sentarnos para estar más cómodos, si no hay sillas, en el suelo.

Cada persona debe hablar sobre si misma de alguno, o varios, de estos temas:

  • Algo que sabe hacer muy bien.
  • Algo que se le da muy mal.
  • El sueño de su vida.
  • Alguna manía.
  • Algo que nunca haría.

Puedes empezar a pedir un voluntario y que vayan saliendo según se vayan sintiendo cómodos. No es necesario que se muevan de su sitio. Gestiona bien el tiempo, que esta actividad no se alargue demasiado que hay más.

Vamos con una canción para desentumecer los músculos.

A ver que te parece esta del tren de la fantasía:

El teléfono escacharrao.

Escacharrao es como roto y seguro que ya sabes a que dinámica me refiero.

Puedes seguir en circulo o hacer una fila. Le dices una frase, a ser posible un poco graciosa o que lleve a engaño, al primero de la fila.

Este debe transmitirla al siguiente en voz muy baja y al oído. La frase va pasando boca oído hasta el final.

A ver que llega al último de la fila.

Deberías acabar esta actividad con una pequeña moraleja sobre lo importante que es una adecuada comunicación.

Ni si ni no.

A mi me gusta mucho este juego. Empiezas repartiendo unas alubias o garbanzos. Por ejemplo cinco por persona.

El juego consiste en hacer preguntas. Las que sean. Las respuestas prohibidas son «SI» y «NO».

Cualquier otra palabra o frase vale. Pero si el interpelado dice esas palabras prohibidas, debe pagar una judía al que le ha preguntado. Además:

  • Solo vale una pregunta por persona. Cuando la responda se debe buscar a otro al que preguntar.
  • Siempre hay que responder, no vale con mover la cabeza.
  • Hay que hacerlo deprisa, quedarse pensando se paga pieza.

Al final del tiempo se hace recuento de las piezas que tiene cada uno.

Carrusel de sentimientos.

Estamos acabando. Seguimos en circulo pero esta vez todos debemos mirar a la espalda del compañero.

Puedes empezar tu mismo. Debes volverte y decir una cosa desagradable al compañero de detrás. Tampoco un insulto. Algo así como que no te gusta su peinado, su ropa. Cada uno buscará su razón.

Debes insistir en que todo forma parte de un juego.

Cuando todos lo hayan hecho, a algunos les costará mucho trabajo, empiezas de nuevo. Esta vez hay que decir algo positivo del compañero. Y esta vez algo de verdad.

Cuando todo haya acabado vamos a resaltar y poner en común lo que les ha parecido el juego. ¿Cuando se han sentido mejor?. Seguro que cuando les han dicho un piropo. Por eso hay que empezar las comunicaciones de la mejor manera posible.

Evaluación de la sesión.

Aprovechamos el final de la sesión. Podemos volver a sentarnos, si te parece, para evaluar la sesión de hoy.

¿Habéis conectado con gente nueva?. ¿Os ha sorprendido alguna afición de las comentadas?. Por ejemplo.

sesión anterior taller risoterapiaSiguiente sesión taller risoterapia