Juegos de campamento sencillos y divertidos

Juegos de campamento sencillos y divertidos
4.4 (87.03%) 37 votes

Hoy nos toca divulgar algunos juegos de campamento. Procuraré que sean divertidos y sencillos de jugar.

Pero antes de empezar con los juegos en si, revisaremos que todo esté correcto para empezar las actividades. Si hablamos de niños, no podemos dejar ningún detalle al azar. Sobre todo en lo que concierne a su seguridad.

La seguridad en los juegos de campamento, lo primero

Lo primero tienes que plantearte donde jugar. Ha de ser un terreno despejado, llano en lo posible, sin piedras donde los chicos puedan tropezar.

Si el juego consiste en carreras y pilla pilla o algo parecido, huye en lo posible de árboles y otros obstáculos. Los chicos, cuando se meten en el juego, van a saco y no queremos accidentes.

Las carreteras o por donde transiten coches, lo más lejos posible también.

Seguro que no necesitas que te diga que huyas de los barrancos o despeñaderos.

Los materiales a usar tampoco pueden ser “peligrosos”.

Yo incluyo también una advertencia a los chicos. RESPETO. No quiero que en el fragor del juego se escuchen insultos o menosprecios.

No todos los niños tienen las mismas habilidades y puede ser que unos se meten con los otros al no lograr los objetivos. Eso hay que cortarlo de raíz.

Teniendo en cuenta estos detalles, podemos empezar a jugar.

El director de orquesta, juego de campamento de interior y exterior

Este juego vale para los dos entornos. Yo le uso mucho en esos días lluviosos en los que no se puede salir fuera.

Es muy sencillo. Haces un circulo con los participantes y les explicas que vamos a hacer una orquesta con un director. Uno de los jugadores ha de adivinar quien es ese director.

Tu decides quien va a ser el adivino y le vas a mandar a un sitio donde no vea la elección del director de orquesta. Pero todavía no, primero debe enterarse como se juega.

La orquesta va a seguir el ritmo que imponga su director. Por lo tanto, los miembros tienen que estar atentos a su director. Para cuando este decida cambiar el ritmo.

Pero con disimulo. Si todos estamos mirando fijamente al que vamos a designar como director, este está pillado.

Al adivino le vamos a dar tres intentos para ver si pilla al director de la orquesta.

Puedes hacer algún ejemplo de ritmos y como se pueden hacer, con las manos, con los pies, golpeándose ligeramente la cabeza, etc.

Asegúrate que todos los participantes entienden la mecánica del juego. Anima a preguntar para que nadie se quede sin dudas. Seguro que ya puedes empezar un juego de pruebas.

Puedes mandar al adivino al sitio designado para que no vea la designación del director.

Hay niños muy pícaros, o un poco tramposos, asegúrate de que esto no pase y le puedes mandar con otro monitor.

Si no hay ningún sitio cerca, puedes hacer que el chico se tape los ojos.

La elección del director se hace en silencio, para que el adivino no se entere antes de tiempo.

Si todos los chavales, el resto de la orquesta, conocen a su director, podemos empezar a jugar.

El adivino puede venir en cuanto oiga sonar a la orquesta.

Si en el transcurso de los tres intentos adivina quien es el director, ocupa un sitio en la orquesta y es el antiguo director el que hace de adivino.

Vuelves a designar a un nuevo director de orquesta.

Si el adivino no logra su objetivo, tienes que designar a otro para seguir el juego. Seguro que salen voluntarios.

No es obligatorio que escojas a algún voluntario. Puede que elijas como adivino a uno de esos chicos que hacen poco ruido y no tienen nunca ningún protagonismo.

Espero que te haya quedado clara la mecánica del juego. Por si acaso, puedes echar un vistazo a este vídeo:

Creo que ya estás preparado para pasar a otro juego, a ver que te parece este otro:

 

La fila más larga. Un juego de campamento, más sencillo todavía

Para este juego necesitas dividir a los chicos en equipos. Van a ocupar un terreno amplio y con los menos obstáculos posibles. Designa un lugar de salida para todos los equipos.

El objetivo del juego es hacer una fila con cada equipo, la fila más larga gana. La condición indispensable es que todos los componentes del equipo se toquen. Pueden organizarse como quieran y colocarse como mejor se apañen. Pueden cogerse de la mano, del pié, como sea. El caso es que se toquen.

La gracia de este juego de campamento está en cambiar las normas una vez empezado

Al menos yo lo veo así. Al principio tienes que explicar que a un toque de tu silbato tienen que prestar atención.

Las normas que puedes cambiar pueden ser que pueda haber una prenda de ropa entre las personas, por ejemplo.

Que las filas deban de ser cremallera, chico chica…

Que puedan estar tumbado o no, etc.

Dada la naturaleza de la formación, va a haber mucho griterío. La verdad es que si no lo hay, algo falla. Son niños.

Puedes haber fijado un tiempo para ver quien gana o terminar cuando veas que ya todos están organizados y no avanzan más las filas.

Ahora un juego tranquilo para aplacar los ánimos

Creo que se llama “Un limón, medio limón”. Yo lo llamo así al menos.

imagen juego divertido limones

Todos en circulo, pueden estar sentados en sillas, en el suelo o de pie.

Hay que hacer un ritmo, por ejemplo golpeando con las manos en las rodillas. Siempre lo mismo. Tienes que ensayar un poco para que  se queden con ello.

Hay que numerar a los chicos, empezando por ti que eres el número uno, van diciendo números. Así cada chico es un número para el juego.

Tu empiezas:

Un limón y medio limón, siete limones y medio limón.

El niño que es el número siete tiene que decir:

Siete limones y medio limón, doce limones y medio limón.

El niño que hace el número doce tiene que decir:

Doce limones y medio limón, tres limones y medio limón.

Es evidente que son solo ejemplos, pueden decir el número que les venga en gana, siempre que esté. Si dicen cincuenta limones y no hay cincuenta chicos, fallo.

Vamos eliminando jugadores en el juego

¿A quien eliminamos?. A todo el que se equivoque:

  • Si dice un número que no hay.
  • Si se equivoca en la frase que hay que decir.
  • Si no se da por aludido cuando canten su número.
  • Si se calla, trastavilla o ría. Por ejemplo.

A partir de aquí hay dos maneras de jugar:

  1. Eliminando números. Es decir que si se elimina el número cuatro, por ejemplo, ese número ya no vale pero todos seguimos teniendo la misma numeración.
  2. Vamos corriendo números. Es decir que si se elimina el número cuatro, por ejemplo, se corren los números. El cinco pasa a ser cuatro, el seis pasa a ser cinco, etc. Así cada vez hay menos jugadores y menos números.

Y así se juega a este juego. Rápido, fácil y divertido. Y para casi cualquier momento del día. También cuando ya no sepas que hacer con los chavales. Que también pasa ( te aseguro).

Te ofrezco un vídeo para que ves de manera mucho más visual como se hace este juego:

Más juegos de campamento en vídeo y en enlaces:

Yo termino ya el artículo por hoy. Espero que te haya gustado. Cuéntame que te ha parecido o algún otro juego en los comentarios de más abajo. Vamos a crear comunidad.

 

Anuncios

Un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.