Como gestionar las emociones con el juego de ingenieros y robots


En este artículo voy a tratar de explicar una dinámica para aprender a gestionar las emociones. Y lo vamos a hacer con un juego, como nos gusta. Por que todo el aprendizaje entra mejor con una actividad que, al mismo tiempo nos divierta.

El juego, en esta ocasión, se trata de ingenieros y robots. Así lo llamo yo al menos, que ya sabes que cada maestrillo tiene su librillo. Vamos al lío.

Gestionar las emociones lo haremos al final, por ahora solo vamos a jugar.

gestionar emociones y mas cosas con este juego

Para este juego necesitamos equipos, dos o más. Puedes hacer las divisiones tu mismo adjudicando un numero a cada persona, por ejemplo. O usar la casualidad, en este blog tengo algún artículo para hacer equipos de trabajo sin que se den cuenta.

Esto de hacer los equipos parece una tontería, pero si trabajas con niños es muy importante. Siempre quieren estar con sus mejores amigos. Los grandes y fuertes con los grandes y fuertes. Las niñas más populares con las niñas más populares. Aquellos que no tienen muchas capacidades sociales, se quedan sin compañeros, etc.

Por eso es mejor separar a estos grupitos y que conozcan gente nueva. Lo ideal es usar el azar pero un poco “manipulado”.

Lo ideal sería hacer equipos a partir de cuatro o cinco personas. Uno de cada equipo será el ingeniero y los demás serán  los robots. Si te gusta más la temática de trenes y mecánicos, también me vale.

Nuestros ingenieros deben ser ciegos, por lo que lo mejor es que les pongas una venda en los ojos. Y te asegures de que no ven.

La sala en la que se van a mover los robots debe tener obstáculos. Pueden ser cajas de cartón, conos o, incluso, un folio en el suelo. El caso es que cuando un robot lo vea, se pare.

En este juego, cada equipo tiene que acordar un sonido que les identifique

Mediante una pequeña reunión por equipos, deben elegir quien ha de ser su ingeniero.

Después fijar su sonido característico. Este va a ser usado cuando el robot encuentre un obstáculo y deba detenerse.

Una vez que los equipos han determinado su sonido, los robots empiezan a moverse por la sala. Solo lo pueden hacer en línea recta y sin cambiar de dirección.

Una vez se encuentran con un obstáculo, tienen que detenerse, siguen sin poder cambiar de dirección. Cuando se encuentren con un obstáculo o con otro robot.

Para poder seguir su camino tienen que avisar al ingeniero, si, usando su sonido característico. Cuando llega el ingeniero “arregla” al robot y le redirige hacia otro sitio.

Hay que tener en cuenta que el ingeniero sigue sin ver. Es el robot el que hace de “ojos”, dirigiendo al ingeniero, que le coge por los hombros.

La sala se convierte en un galimatías cuando los robots empiezan a detenerse

Los ingenieros lo pasan mal intentando llegar a todos los avisos de averías. Piensa en que están ciegos y oyen un montón de avisos. No solo de su equipo, de otros también.

Seguro que la frustración empieza a aparecer por todas partes.

Cuando te parezca suficiente puedes parar la actividad.

Se quitan las vendas y mandas a cada equipo a un lado de la sala.

Puedes preguntar a los ingenieros las dificultades que han aparecido a la hora de gestionar las averías.

Y a los robots si creen que sus compañeros han tardado mucho en socorrerles.

Es el tiempo de mejorar la estrategia del juego

Déjales un nuevo tiempo de reflexión por equipos a ver si pueden mejorar la estrategia o la comunicación. No mucho para que no se enfríen pero el suficiente para que todos puedan aportar. Pásate por los grupos para ver como lo hacen.

Es el momento de empezar el juego de nuevo. Observa si algo ha mejorado. Quizás debas valorar un nuevo parón para rehacer estrategias o terminar el juego. Como siempre, tu mandas.

Al finalizar el juego es el momento de analizar lo sucedido

Con esta actividad se pueden trabajar varias cosas: estrategia, comunicación, gestión de equipos, democracia, gestión de las emociones…

Terminado el juego vamos a sentarnos tranquilamente para analizar lo sucedido.

Puedes empezar preguntando la forma de elección de los ingenieros. Si ha habido varios candidatos, democracia, algún tipo de jerarquía anterior, etc.

Si han notado frustración o algún otro tipo de emoción a la hora de arreglar las averías. A la hora de permanecer mucho tiempo parados, etc.

Si han notado una mejora en la segunda parte del juego, tras la reunión de estrategia. Si alguien ha liderado alguna mejora, si todos se han sentido escuchados.

Refuerza la idea de que el trabajo en equipo es mucho mejor que ir en solitario. Y mucho más en algo tan difícil como esto, sobre todo para los ingenieros.

Puedes introducir competitividad entre los equipos

Una variante un poco más competitiva puede ser darle un objetivo para ganar a los otros equipos.

Por ejemplo que los robots lleven algún objeto que deban depositar en un cubo. Gana quien más objetos meta en su portería.

Pueden salir todos del centro de la sala y los cubos estar colocados en cada rincón.

Más dinámicas de gestión de emociones

Más información sobre la gestión de las emociones en enlaces a seguir

Muchas gracias por llegar hasta aquí. Espero que este pequeño artículo te haya resultado útil. Puedes dejar tus comentarios un poco más abajo. Espero que sigas leyendo otras cosas que te resulten de interés en este mismo blog.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s